Escucha esta nota aquí

Miles de personas se manifestaron este miércoles en Fráncfort contra la política del Banco Central Europeo (BCE), que inauguró su nueva sede, en unas protestas que se saldaron con cientos de manifestantes antiausteridad detenidos y varios heridos entre las fuerzas de seguridad.

Poco antes del mediodía del miércoles, unos 350 manifestantes habían sido detenidos por la policía, y numerosos coches incendiados, en medio de unas barricadas elevadas en la capital financiera de Alemania.

En el interior, decenas de personalidades participaron en la ceremonia de inauguración en el inmueble de 1.300 millones de euros, que de hecho ocupa ya el Banco Central Europeo (BCE) desde el pasado otoño boreal.

El presidente del instituto emisor, Mario Draghi, reconoció que el BCE se había convertido en "el centro de las críticas de quienes están frustrados por la situación" en Europa, pero consideró "injustos" esos reproches. Su acción tiene "tiene precisamente como objetivo aliviar" la situación, añadió.

Centenares de coches rodeaban las dos torres de cristal, y a lo largo de un perímetro de seguridad se desplegaron alambradas de espino, constató la AFP.

"Cerdos nazis"

En la gran avenida que conduce al BCE, un centenar de manifestantes vestidos de negro gritaban, frente al cordón policial: "1, 2, 3, lasst die Leute frei" ("1, 2, 3, liberad a la gente"). También se escucharon gritos de "cerdos nazis", según constató un periodista de AFP.

"No es así como nosotros, desde Blockupy, habíamos previsto la jornada. Pero (...) el escenario de guerra civil montado por la policía ha sido interpretado por muchas personas como una provocación", declaró a la prensa alemana Hendrik Wester, portavoz del colectivo anticapitalista Blockupy.

La policía de Fráncfort movilizó a varios miles de efectivos, decenas de cañones de agua, así como helicópteros.

"Este despliegue policial es uno de los más importantes jamás organizados en esta ciudad", dijo a la AFP un portavoz de la policía.