Escucha esta nota aquí

La tormenta tropical Tembin salió ayer de Filipinas reforzada hasta la categoría de tifón y tras dejar detrás de sí alrededor de unos 200 muertos y decenas de desaparecidos en la isla de Mindanao, en el sur del país asiático.

El servicio meteorológico  indicó a media mañana que la tormenta se adentraba en el Mar de China Meridional y se encontraba ya fuera de la zona de influencia filipina, en un último boletín en el que dio por terminada la alerta por tifón en el país. Sin embargo, los estragos que dejó recién empiezan a ser evaluados. 

Para más tragedias ayer las autoridades filipinas dieron  por muertas a unas 37 personas que quedaron atrapadas por un incendio que se declaró el sábado en el interior de un centro comercial en la ciudad de Davao, en el sur del país. Durante horas se vivió escenas de pánico y desolación entre las personas afectadas. 

Las autoridades distribuyeron una lista de desaparecidos en el edificio al tiempo que señalaron  que la posibilidad de localizar a supervivientes es ‘cero’. El fuego se habría originado en la tercera planta del edificio, donde había productos altamente inflamables como textiles, muebles y productos de plástico. /EFE. Agencias