Escucha esta nota aquí

“Sí a la reelección de Evo Morales junto a la agenda patriótica”, reza uno de los mensajes que se exhiben en el trópico cochabambino y a la vez resume la posición de quienes viven en Chapare, un reducto del mandatario, donde la campaña por el No está ausente y los líderes se organizan para desplazarse a los diferentes departamentos para fortalecer el respaldo a la aprobación de la reforma del artículo 168 de la Constitución Política del Estado, el 21 de febrero.

Según los dirigentes, en esta región no queda espacio para el No. Y eso se puede notar en el trayecto Santa Cruz-Chapare. Desde Yapacaní hacia adelante se observa solo propaganda del Sí. Incluso en el municipio de Villa Tunari los funcionarios visten poleras con el Sí.

El alcalde Asterio Romero dijo que ellos mismos pagan por la confección y en el tiempo libre que tienen hacen campaña. “El cariño y el posicionamiento de cada compañero es evidente y se demuestra”, indicó el burgomaestre.

Romero, que también es presidente de la Mancomunidad de Municipios del Trópico de Cochabamba, dijo que la oposición no se anima a hacer campaña en esta región, “porque sabe que ninguno va a aceptar y si le tocan la puerta, nadie les va abrir; entonces es perder tiempo”.

En el municipio de Entre Ríos uno de los dos puentes peatonales tiene escritos que dicen ‘sí a la reelección de Evo Morales’.
El mototaxista Juan C. Alborta dice con voz firme: “Que siga el Evo, lo está haciendo bien”.

El presidente del Concejo de Entre Ríos, Pedro Calderón, señala que cualquier ciudadano boliviano tiene derecho a hacer campaña por el Sí o por el No, pero en esta región “son los compañeros muy conscientes de la importancia para que el voto sea por el Sí”.

Las organizaciones de los cinco municipios del trópico cochabambino (Villa Tunari, Shinahota, Chimoré, Entre Ríos y Puerto Villarroel) trabajan coordinadamente en la campaña.

Lauca Ñ, del municipio de Shinahota, es la sede de las seis federaciones productoras de hoja de coca de esta región, donde toman decisiones políticas, orgánicas, sociales y económicas. Por norma sindical todas las sedes se han convertido en casas de campaña.

Teófilo Sánchez, dirigente de Chimoré, dijo que ellos se manejan orgánicamente y no se permite ningún trabajo por el No. “Somos soldados de una revolución democrática. La máxima instancia son la coordinación entre las seis federaciones, donde estamos todos afiliados. Por debajo hay otras federaciones, centrales y sindicatos, por eso tenemos bien estable nuestra estructura”, dijo.

Mario Zurita, de la Federación Sindical de Comunidades Interculturales Carrasco-Tropical, explicó que si hay algunos que respaldan el No en esa región, no se hacen conocer y solo se puede ver su posición con su voto el día del referéndum.

El trabajo de campaña será reforzado en estos días previos a la votación. En la localidad de Villa 14 de Septiembre, donde vota el presidente Evo Morales, el 27 de enero tienen previsto inaugurar una casa de campaña, frente a la plaza del pueblo, para sentar más presencia, así lo anunció Santos Miranda.

Hay un voto oculto
Para la oposición, en Chapare hay un voto oculto que dará fuerza al No en el referéndum del 21 de febrero. El senador Arturo Murillo, jefe de la bancada de Unidad Demócrata, aclara que la oposición no está haciendo campaña, pues su trabajo está centrado en el tema de control electoral, pero a la vez está apoyando a las organizaciones ciudadanas que se movilizan por el No.

En el caso particular de Chapare, Murillo hace notar que en Entre Ríos y Shinahota han entrado concejales de oposición, con lo que cree que se ha roto el esquema de solo el MAS. “El No también ha avanzado en Chapare, pese al duro control sindical que hay. Ese es el voto oculto que hay de la gente, porque tiene miedo a las represiones. Como el voto es secreto, el 21 de febrero van a expresar su decisión”, añadió.

El líder de Unidad Nacional, Samuel Doria Medina, también resalta que no está haciendo campaña por el No y que se están preparando para trabajar el día de la elección para cuidar los votos.

Doria Medina respalda las iniciativas ciudadanas y acude a las invitaciones que le hacen diferentes movimientos donde explica cuatro motivos para votar por el No.

El primer motivo es que no se puede modificar la CPE para beneficio de dos personas; el segundo, que el Gobierno debe dedicarse a resolver los problemas de la población y no manejarse en campaña permanente; el tercero, que cuando los gobiernos se quedan largos periodos se genera más corrupción; y el cuarto motivo, es ver lo que sucedió en Venezuela, donde los problemas comenzaron cuando aprobaron la reelección.

Para Doria Medina, el blindaje hacia la oposición en Chapare es más un mito. Asegura que él ha estado allí en varias oportunidades y que se ha encontrado con gente receptiva a un mensaje diferente al del actual Gobierno