Escucha esta nota aquí

Tras varios amagues y con algunos cabos sueltos, la avenida Grigotá volverá a ser una vía transitable para los vehículos desde este lunes y después de casi tres meses de remodelación y mantenimiento. Así lo garantizó el secretario de Seguridad Ciudadana de la Alcaldía cruceña, Herland Camacho, después de que el secretario de Movilidad Urbana, Rolando Ribera, dejara en sus manos el asunto.

“Nada hacemos al azar, todo está planificado. Todo ocurrió con normalidad”, refirió Camacho respecto al desalojo de comerciantes ambulantes y agregó que los operativos para mantener el orden serán permanentes.

Sin embargo, en la jornada de ayer este medio evidenció que vendedores de electrodomésticos de la calle Isabel la Católica, contrariaron las palabras de Camacho y empotraron sus productos en las aceras a la vista de funcionarios públicos.

Por su parte, el director del mercado La Ramada, Carlos Moreira, indicó que el tema de señalización horizontal y vertical está concluido, al igual que la puesta en escenarios de tres contenedores de basura, que fueron ubicados en distintos puntos después de llegar a un consenso con comerciantes y vecinos.

Otro tema es el de los micros. Ayer las calles y avenidas aledañas (Cañoto, Omar Chávez, Isabel la Católica e Irala) eran uno solo de tráfico y embotellamiento. La Alcaldía asegura que se reducirá en 65% el tránsito de las líneas de transporte público en la zona. Autoridades municipales anunciaron que los controles para mantener el orden serán permanentes y de forma pacífica, según el director de Espacios Públicos, Orlando Otero.

No tienen fe
Pese al anuncio, desde las casas comerciales que operan en la zona no se muestran seguros de que se pueda dar la apertura de la vía. Franz Toledo, propietario de una tienda de bicicletas, lamentó que no se agilice este tema que ha afectado sus ventas un 80%, algo que también sucede a otros vendedores, según las consultas realizadas.