Escucha esta nota aquí

Rusia se ofrece como intermediaria para resolver la disputa entre Arabia Saudí e Irán, afirmó este lunes en un comunidad el ministerio ruso de Relaciones Exteriores, después de que Riad rompiera relaciones con Teherán.

"Rusia está dispuesta a ejercer de intermediaria entre Riad y Teherán", indicó la fuente, sin dar más precisiones sobre el papel que podría desempeñar Moscú.

La postura del gobierno ruso viene luego de que Irán haya acusado a Arabia Saudita de agravar las tensiones y los enfrentamientos en la región tras la ruptura diplomática entre ambos países, provocada por la ejecución de un clérigo chiita.

"Arabia Saudita basa su existencia en la continuación de las tensiones y los enfrentamientos e intenta resolver sus problemas internos exportándolos al exterior", dijo Jaber Ansari, un portavoz de la diplomacia iraní.

Irán considera que la ruptura de relaciones diplomáticas decidida por Arabia Saudita no borrará el "error estratégico" de la ejecución del jefe chiita saudita Nimr Baqer al Nimr.

Vea también: Sube la tensión entre Arabia e Irán por ejecución de líder

Las relaciones entre Arabia Saudita, un país sunita, e Irán, chiita, viven constantes altibajos desde la revolución iraní de 1979, que terminó con la monarquía del sha e instauró la República Islámica.

En un nuevo episodio de tensión, varios desconocidos dispararon el domingo por la noche contra la policía saudita en la ciudad natal del líder chiita, donde una persona murió, indicó la prensa oficial.

Las autoridades de Riad anunciaron el domingo la ruptura de sus relaciones diplomáticas con Irán tras los ataques contra sus sedes diplomáticas en Teherán y Mashhad. incendiadas el sábado.

Por su parte, el viceministro iraní de Relaciones Exteriores, Hossein Amir Abdollahian, deploró el error estratégico de Arabia Saudita. "Arabia Saudita no puede hacer olvidar el gran error de haber ejecutado un dignatario religioso" chiita, dijo Abdollahian.