Escucha esta nota aquí

A sus 32 años lo vimos al lado de los mejores guitarristas de nuestra tierra, Piraí Vaca y Glen Vargas; ambos lo superan en edad y experiencia, pero Carlos Fischer demostró que van a la par en la pasión y en la destreza con ese instrumento, cada uno en géneros distintos. No es un músico autodidacta, la chispa musical surgió cuando apenas tenía nueve años, pero desde entonces, el niño hiperactivo, que practicaba bicicross, decidió dejar todo y vivir para la música, formándose en destacadas instituciones de España, Italia, EEUU, Argentina y Bolivia, hasta armar todo un ‘incendio’, que transmitiría a todos los espíritus que lo verían sobre un escenario. Los ojos más abiertos de lo normal, el regocijo evidente y el oleaje de aplausos de pie son normales en cada presentación, y es lo menos que merece su obra.
Pero en febrero de 2016 Fischer dejará el país para fijar residencia en Los Ángeles (EEUU), donde firmará contrato con un sello discográfico y donde establecerá su centro de operaciones para viajar por todo el mundo haciendo lo que ama. Tanta virtud no merece estar cerrada entre fronteras, un solo país queda chico para alguien tan grande.

_¿Por qué te vas?
Después de visitar Los Ángeles a principios de año, estoy convencido de que es el lugar indicado para trabajar mi música, hay mucho campo, muy buenos músicos, una industria gigante, pero, sobre todo, muchas oportunidades y accesibilidad. Quiero crecer, seguir mejorando y aprendiendo; además que allá quieren mis shows.

_¿Qué harás allá?
Trabajar en mi música, relacionarme, haré giras, tocaré, firmaré con algún sello y enseñaré. 

_¿Cuáles han sido tus logros musicales en el país?
Obtuve el premio RockandBol a mejor álbum de jazz (2013), el TOYP por Logros Culturales (2014), y el Premio Plurinacional Eduardo Abaroa, en la categoría pop/rock (2015). Sin embargo, el mayor logro que tengo es el público, los teatros llenos, los aplausos y las palabras de aliento. Es maravilloso que la gente conozca mi trabajo y le guste, que pague por escuchar mi música y compre discos. La vigencia y el posicionamiento son muy importantes.

_¿Tuviste que tocar puertas para surgir como artista?
Recientemente mi productora y manager ha estado buscando auspicio para pasajes, para difusión, refrigerios, etc., esto especialmente para los conciertos que doy en el interior, ya que requieren una gran inversión.

_¿Te abrieron esas puertas?
No como quisiera, pero sí, estoy muy agradecido con algunas instituciones privadas y públicas. Falta mucho apoyo artístico en nuestro país. Es necesaria la concienciación de las instituciones respecto a la cultura y a la responsabilidad social para la formación artística.

_No elegiste el camino fácil, optaste por ritmos selectos, ¿por qué?
Simplemente hago la música que me gusta y que me nace componer, tal vez es una mezcla de todo lo que me influenció en la vida más lo propio; no me gusta ser encasillado en estilos porque no creo hacer únicamente jazz fusión, instrumental o worldmusic, tomo la guitarra o el piano, y empiezo a componer sin pensar en estructuras ni estilos determinados.

_Ya grabaste discos, tuviste giras nacionales, tocaste con grandes de la guitarra, ¿qué más podrías conseguir en Bolivia?
Tocar en todas las ciudades y llenar teatros.

_¿Con qué sello discográfico trabajarás allá?
No está decidido aún, tengo un par de propuestas, pero no sé si son las óptimas, por eso nos vamos porque estando allá se pueden analizar las oportunidades de mejor manera.

_¿Regresarás?
Por supuesto, cada año seguiré con las giras en el país, no pienso dejar de venir. Siempre tendré en alto el nombre de mi país.

_¿Hasta dónde soñás llegar?
Voy a girar por todo el mundo tocando mi música. Siempre sueño en grande.

_¿Qué palabras les dejás a tus colegas músicos de aquí?
Que sean muy disciplinados, que estudien e inviertan, siempre se puede mejorar y aprender y, que no se dediquen a criticarse entre sí, que se apoyen entre ellos,

"Su abuelo era pianista y tenor, su madre tocaba el piano, su tío fue bajista y otro tío, percusionista"
,
Carlos Fischer
Músico Profesional
Carlos Fischer

32 AÑOS DE MÚSICA  CRUCEÑA
Desde los nueve años estudió guitarra con Marcelo Gala, Matteo Beggio, Juan Valdez Alba, José María Espinoza y piano con Mariane Dixe; a los 17 estudió guitarra flamenca en Sevilla (España); guitarra y piano clásico en el Conservatorio Madre Vincenti Uboldi y piano, armonía, contrapunto y audioperceptiva (Bolivia); guitarra jazz (Italia); en Berklee College of Music (EEUU); músico profesional de la Escuela de Música Contemporánea (Argentina), entre otros estudios.