Escucha esta nota aquí

El Concejo Municipal de Santa Cruz aprobó la Ley municipal que prohíbe el uso de teléfonos celulares u otros dispositivos móviles mientras se está conduciendo un vehículo, estableciendo una multa de 1.440 bolivianos para los infractores, informó este miércoles la presidenta del órgano deliberante, Angélica Zapata.

La autoridad municipal explicó a EL DEBER que la norma busca, sobre todo, “precautelar la seguridad del ciudadano” debido a que se evidenció que los conductores están hablando o mandando mensajes a toda hora sin preocuparse de que puedan ocasionar un accidente.

“Ahora quien quiere contestar la llamada, debe estacionarse, si quiere escribir un mensaje, igual; tal como sucede en otras ciudades del mundo”, aseguró Zapata, que es la proyectista de la norma.

El control que se realizará a los conductores estará a cargo de la Dirección de Tráfico y Transporte del Municipio de Santa Cruz en coordinación con la Policía de Tránsito.

La norma está catalogada como "Ley municipal que prohíbe el uso de teléfonos celulares o dispositivos análogos durante la conducción de vehículo con el propósito de evitar accidentes de tránsito".

Tampoco las tablets

La Ley detalla que está prohibido el uso de “teléfonos móviles celulares, computadoras portátiles, tablets, pantallas reproductoras, dispositivos de mensajería móvil u otros similares, en todo horario y durante la conducción de cualquier vehículo motorizado”.

Estos equipos podrán ser utilizados por los conductores “salvo que (el auto) se encuentre estacionado en lugares permitidos por norma o parados por desperfectos mecánicos”, especifica la norma.

El ámbito de aplicación de la Ley es el Municipio de Santa Cruz, es decir que no aplicará cuando se salga de los límites municipales.

Un salario mínimo de sanción

La multa establecida por la norma es de un salario mínimo nacional, que en la actualidad está fijado en 1.440 bolivianos, esto significa que la sanción pecuniaria aumentará en función del indicador salarial.

La multa deberá ser depositada en una cuenta del Concejo Municipal de Santa Cruz en un plazo de 48 horas a partir de la emisión de la boleta de infracción.

Los conductores que sean sorprendidos usando el celular además serán remitidos al Ministerio Público y denunciados bajo la figura penal de conducción peligrosa, establecida en el actual Código de Tránsito.

Zapata adelantó que la norma será promulgada en los próximos días por la alcaldesa de Santa Cruz, Desirée Bravo.