Escucha esta nota aquí

La ‘pirámide de la corrupción’ es el nombre que le dieron a un árbol artificial instalado anoche en la plaza 24 de Septiembre. Fue elaborado por los activistas de la plataforma ciudadana Generación 21 (G-21), que para la marcha cívica cruceña de ayer en defensa del mandato del referéndum del 21-F escribió en sus ramas denuncias de hechos de corrupción que involucraron al Gobierno. Pero a medida que transcurrían los discursos de la marcha convocada por el Comité pro Santa Cruz, los activistas se fueron retirando porque se declararon “desilusionados” porque todo acababa sin agenda.  

El presidente cívico Fernando Cuéllar Núñez desvirtuó esta interpretación y aseguró que los cívicos cruceños tienen determinado iniciar acciones de protesta antes del paro cívico anunciado para el 21 de febrero del próximo año, pero que no iban a revelarlas por pura estrategia.  
La gran marcha cívica convocada para las 18:00 de ayer, en la rotonda del Cristo Redentor, inició su recorrido a las 19:00, nutrida por activistas que se autoconvocaron a través de las redes sociales y por la presencia de un numeroso grupo de funcionarios de la Gobernación de Santa Cruz, encabezados por el secretario general, Roly Aguilera; la secretaria de Coordinación, Ruth Lozada; y la secretaria de Desarrollo Humano, Paola Parada. “El gobernador apoyó desde un inicio esta manifestación y respetó la lucha ciudadana por la democracia y el rechazo por el fallo funesto del TCP”, dijo Aguilera. 

Sin embargo, fueron varias las plataformas que cuestionaron la ausencia del alcalde Percy Fernández y del gobernador, tal es el caso de la plataforma Juventud por la Democracia, que marcharon portando poleras con la frase impresa “Costas traidor” y “Oposición pactada”, lo que, según el activista Juan Paz, es un llamado de atención para que las autoridades asuman su rol de “representantes del pueblo”.  

Según estiman los cívicos, se logró convocar a más de 60.000 personas. Sin embargo, durante los discursos se evidenció que mermó el número de participantes debido a que una parte de los marchistas se disgregaron al llegar a la plaza porque la encontró saturada y sin espacios para quedarse a participar.  

“Quiero proponer a nuestros diputados y senadores realizar una querella criminal en contra de los magistrados (del TCP), revocar el mandato a los parlamentarios del MAS (por aprobar el nuevo Código Penal) y exigir al Gobierno que se respete el voto del 21-F”, propuso el cívico en su discurso. 

Fuera de la tarima, la activista de la plataforma Kuña Mbarete, María Belén Mendivil, rechazó las palabras del líder cívico al grito de: “¡Abajo figuretis!”, con lo que logró hacerse escuchar y que una de sus compañeras sea tomada en cuenta para discursear. 
A su turno, Alejandra Serrate, del grupo femenino Kuña Mbarete (mujer fuerte, en idioma guaraní), expresó la opinión de varios activistas que quedaron relegados de la lista de oradores: “Acá el héroe no se llama Comité, ni es un león, acá el héroe es el ciudadano”. Su mensaje interpelador tuvo acogida entre algunos sectores. 

El presidente de la Unión Juvenil Cruceñista, Samuel Ruiz, reprendió posteriormente a los jóvenes que lo abuchearon al momento que intentó hacer uso de la palabra y les respondió que “no es solo con huevos” que se hace civismo, sino también con compromiso. “Pidan la liberación de Zvonko Matkovic Ribera, pidan la liberación de los jóvenes que lucharon y fueron reprimidos”, señaló el líder juvenil. Para entonces ya era más que evidente el descontento entre los oradores del Comité pro Santa Cruz y una parte de los colectivos ciudadanos.

Álvaro Siles, de G-21, cuestionó la marcha del Comité debido a que no dieron lugar a que hablen todos los representantes de las plataformas y consideró que la organizaron “solo por cumplir”. Dijo que esperar hasta febrero era “dejar enfriar el malestar ciudadano” y que se debía encarar una resistencia permanente. De igual manera, Federico Morón cuestionó la ausencia de una agenda y adelantó que se están programando acciones para la próxima semana. “La pelea la comenzó la ciudadanía y es ciudadana, el Comité intentó sumarse, pero vemos en su discurso que no tiene agenda; el próximo lunes daremos a conocer nuevas acciones”, aseveró.

El cierre de las arengas estuvieron a cargo de Ismael Medrano, de la FUL que pidió la unidad de los sectores; de la activista de Las Calles Bolivia, María Anelin Suárez, que alertó que el Gobierno busca instaurar un “régimen comunista y desintegrar la familia”, y del secretario de prensa de la Federación de las Personas con Discapacidad, Juan José Barreda, que denunció la precariedad de su sector. El telón se cerró con la música del Chaqueño Rubens, que le dedicó una canción al presidente en la que le pedía respetar el voto del 21-F, mientras los oyentes se retiraban de manera pacífica. 

Marchas en otras regiones

Otras marchas multitudinarias se realizaron en La Paz, Cochabamba y con menos convocatoria en las ciudades de El Alto, Trinidad y Cobija. “Hemos salido a rechazar el fallo del Tribunal Constitucional, pero también a respaldar la institucionalidad de La Paz”, manifestó el alcalde Luis Revilla, que iba a la cabeza de la marcha.

En Cochabamba la marcha fue masiva, aunque con menos cantidad de gente, mientras en El Alto miembros de 17 organizaciones tomaron las calles de esa urbe para protestar contra el fallo y terminaron en un cabildo. 

Apuntes de la jornada

En horario estelar
Se dejó el discurso del presidente del Comité pro Santa Cruz, Fernando Cuéllar, para el horario estelar de los noticiarios, entre 20:00 y 21:00.

Ven a la derecha oculta
Para el ministro de Gobierno, Carlos Romero, la derecha política más dura financió protestas como la de ayer, solo que, según él, sus políticos se esconden por acomplejamiento.

Pelea por hablar
Hubo rivalidades entre cívicos y activistas porque estos últimos se sintieron relegados por los dirigentes de la vieja institución.