Escucha esta nota aquí

La Armada argentina dio por terminadas ayer las tareas de rescate de los 44 tripulantes del submarino ARA San Juan, dos semanas después de que desapareció en el Atlántico Sur, pero continúa la búsqueda del sumergible.

“Cambió de fase (de rescate) a búsqueda”, declaró a la prensa el portavoz de la Armada (Marina), Enrique Balbi.

 A pesar de que no es posible afirmar que los tripulantes han muerto, "no se encontró evidencia alguna del naufragio en las áreas exploradas" y ha transcurrido "el doble del tiempo" en que se estimaba podrían ser rescatados con vida, agregó el vocero.  

"No puedo ser categórico en ninguna afirmación", respondió Balbi ante la pregunta de si sus dichos significaban que se consideraba muertos a los tripulantes.

 El portavoz de la Armada lamentó que "a pesar de la magnitud de esfuerzos realizados no ha sido posible localizar el submarino".
 Seguirá no obstante "la búsqueda y la localización" del submarino, con el operativo internacional, añadió.

 Un total de 28 buques, nueve aeronaves y 4.000 hombres participaron del operativo en los últimos 15 días, que contó con el apoyo de 18 países, según un comunicado de prensa de la Armada titulado "Cierre del caso SAR (Search and Rescue) del Submarino ARA San Juan".
 A lo largo de dos semanas "fueron barridas un total de 557.000 millas náuticas cuadradas de exploración visual y 1.049.479 millas náuticas cuadradas de exploración radar, sin obtener contacto con el submarino", indicó la Armada.

 La Armada estadounidense (US Navy) anunció en un comunicado el envío de un nuevo vehículo de rastrillaje a control remoto, el CURV-21, para sumarse al operativo de búsqueda, que puede sumergirse hasta 20.000 pies (6.096 metros), equipado con sonar para detectar el blanco y cámara de alta resolución.

Desconsuelo

En Tarija, familiares de uno de los  tripulantes del submarino ARA San Juan expresaron su desconsuelo por la decisión de la Armada argentina de interrumpir la búsqueda de sobrevivientes.

Ernesto Mealla, tío abuelo del teniente de corbeta Jorge Luis Mealla, lamentó este reporte, al decir que le apena por todo lo que pasó desde la desaparición del navío, donde estaba su familiar.

“No tengo palabras en este momento muy difícil para nuestra familia porque tenemos un joven militar que tenía mucho futuro por delante. Sentimos mucho dolor", dijo Mealla.

El oficial era hijo de su sobrino Cirilo Mealla Altamirano, quien desde Mar de Plata, a través de otro familiar, pidió respetar la situación en que se encuentran.

"Acaban de tirar por la borda la última esperanza que teníamos", dijo al canal C5N Luis Tagliapietra, padre de Damián 'Lucho' Tagliapietra (27).  
Tagliapietra padre, un abogado penalista de 46 años, se presentó el miércoles en representación de ocho familias de los submarinistas como querellante en la causa sobre la desaparición del sumergible, a cargo de la jueza federal Marta Yáñez de la ciudad de Caleta Olivia (sur).

Aprecian gesto del Reino Unido  y Las Malvinas

Argentina agradeció ayer el “gesto de amistad” del Reino Unido y la actitud de los habitantes de las islas Malvinas, cuya soberanía ostentan los británicos pero históricamente reclama Buenos Aires, por la ayuda prestada en la búsqueda del submarino San Juan.

El ministro de Relaciones Exteriores de Argentina, Jorge Faurie, valoró la ayuda técnica aportada por el Gobierno británico “e inclusive la actitud con los habitantes malvinenses”, que ofrecieron la posibilidad de que “helicópteros que están basados allí participen de la búsqueda”.

“Creo que es un hecho que los argentinos, que somos enormemente sensibles a los gestos de amistad en un momento de necesidad, lo hemos apreciado debidamente”, aseveró Faurie.

Argentina y Reino Unido se enfrentaron en una guerra por la soberanía de las islas Malvinas en 1982, cuando tropas argentinas desembarcaron en el archipiélago del Atlántico Sur, que está bajo control británico desde 1833.