Escucha esta nota aquí

La segunda incursión europea de Ditirambo ha sido más que satisfactoria para el elenco cruceño que, además de realizar las actuaciones que tenían agendadas en España y Francia, también dio una charla en la Universidad de La Sorbona y un taller para estudiantes de bachillerato en un colegio de París.

El pasado 11 de diciembre el grupo realizó su primera presentación en el Teatro Rojas de Toledo con la obra El corral de Bernarda y días después repitieron, pero en el Centro Cultural La Elipa de Madrid y luego en el teatro José María Rodero de Torrejón de Ardoz.

Pero fue la semana siguiente en París donde tuvieron las jornadas más intensas, porque además de El corral... presentaron El retablillo de Don Cristóbal en funciones dobles ya como parte del festival Don Quijote.
Si bien no todas las presentaciones fueron a sala llena, sí les dio la oportunidad de nuevas experiencias, como la invitación para dar una charla en La Sorbona a estudiantes que cursaban la materia de Teatro Contemporáneo Español y que justamente estudiaban la obra de García Lorca, autor de las obras que Ditirambo presentó.

Días después fueron invitados a dar un taller de bufones en un colegio de las afueras de París. Para el actor Ariel Vargas esa fue una de las experiencias más emotivas que vivió en la gira, por la buena recepción de los chicos a la propuesta que ellos llevaban. “Ditirambo ha demostrado la universalidad de Lorca, ya que las obras incorporan canciones populares bolivianas y otros aspectos de la cultura del país y que fueron comprendidas y aceptadas por el público”, dijo Luis Jiménez, que dirigió las obras. “En París sentí mayor avidez del público. Tuvimos funciones difíciles, pero también otras memorables. Fue toda una experiencia ver cómo un público de otra lengua se divertía e incluso entró a bailar a escena con los actores, todo esto fue muy gratificante”, contó el actor Carlos Ureña