Escucha esta nota aquí

Solo tres días antes de la 90 ceremonia de los Óscar, los artistas 'Plastic Jesus' y Joshua 'Ginger' Monroe instalaron en Hollywood una estatua dorada de Harvey Weinstein, acusado de abuso sexual.

El productor aparece sentado en un sofá, con una bata y sosteniendo un Óscar, que, además, está apoyado en su entrepierna, representando a un hombre que hace casting desde un sofá. La obra está muy cerca del Teatro Dolby, el lugar en el que mañana se celebrará la gala de los premios de la Academia.

"Durante años se ocultaron bajo la alfombra los abusos sexuales de muchos aspirantes a formar parte de la industria. Las quejas de acoso fueron ignoradas", escribió 'Plastic Jesus' en su cuenta de Facebook. 

El escándalo de Weinstein dio un impulso a numerosas víctimas, que señalaron a otros actores, directores y productores por comportamientos similares. Estrellas como Kevin Spacey, Dustin Hoffman, James Franco, Brett Ratner, John Lasseter y Bryan Singer se vieron salpicadas por acusaciones de este tipo. 

"Tienen el dinero y el poder para dar trabajo y lo usan para su propio placer sexual. No hay mejor manera de visualizar esto que haciéndolo con El casting del sofá",  dijo Ginger. Varios movimientos como Me Too (Yo también) y Time's Up (Se acabó el tiempo) han canalizado en los últimos meses los reclamos de las víctimas y han impulsado las iniciativas que exigen respeto e igualdad para las mujeres.

Venden la productora de Weinstein

Un grupo de inversorsionistas llegó a un acuerdo para rescatar The Weinstein Company, la productora de Harvey Weinstein. El acuerdo salva a la compañía de la quiebra anunciada apenas dos días antes. El desembolso total es de unos 500 millones de dólares e incluye un fondo para compensaciones a las víctimas de los abusos del productor.

En un comunicado, citado por Reuters, la empresaria afirma que con los activos que adquiere de The Weinstein Company va a crear una nueva empresa, va a salvar unos 150 empleos de la productora, protegerá a las pequeñas empresas a las que se debe dinero, además del fondo de compensación a las víctimas.