Escucha esta nota aquí

El conflicto en la maternidad Percy Boland por el hacinamiento en el servicio de neonatología llegó ayer al extremo de que los trabajadores de salud no dejaron que las autoridades de la Gobernación inicien las diligencias para habilitar cinco incubadoras y tres servocunas, al considerar una solución parche para un servicio, donde el sofá sirve de cuna por falta de espacio.

Esta situación obligó a las autoridades departamentales a iniciar gestiones para activar un plan de emergencia que permita que los bebés que no requieran terapia intensiva sean atendidos en los hospitales de segundo nivel, como indican los protocolos. Incluso, se está viendo la posibilidad de derivar pacientes de la maternidad a los establecimientos de segundo nivel.

El secretario de Salud, Óscar Urenda, confirmó que se instruyó la activación del sistema de referencia y contrareferencia, que funciona a través del Centro Regional de Urgencia y Emergencia Departamentales (Crude) para que los pacientes que no precisen respiradores ni terapia intensiva sean atendidos en el segundo nivel.

Urenda indicó que para que este plan funcione se precisa del apoyo de la Alcaldía, que son los encargados de administrar los hospitales de segundo nivel.

Por la tarde, un equipo del Servicio Departamental de Salud recorrió los hospitales de segundo nivel, verificando la disponibilidad de espacios.

Situación crítica

El hacinamiento en el maternológico se acentuó a comienzos de este año poco después de que finalizara un convenio con clínicas privadas, que prestaban servicio neonatal con recursos pagados por el municipio, entidad que no renovó el acuerdo aduciendo que no es competencia.

Urenda indicó que la Gobernación dispone anualmente de Bs 80 millones para el funcionamiento de la maternidad, pero que la Alcaldía le adeuda Bs 14 millones por prestaciones de la Ley 475. Sobre este tema, el secretario de Salud de la comuna, Paúl Cortez, indicó que “no se le debe nada a la maternidad” y que la deuda que se menciona debe ser cubierta por el Ministerio de Salud. “Así como hay una deuda con la maternidad también hay otra con el primer y segundo nivel, nos deben cerca de Bs 26 millones”, sostuvo Cortez.

Trabajadores del maternológico cumplen hoy el último día de un paro, de 72 horas. Ayer salieron a bloquear las calles, después de retener por unos minutos a Urenda y autoridades del Sedes.