Escucha esta nota aquí

La infidelidad es pocas veces motivo de celebración, en especial para los que sufrieron el engaño de su pareja, sin embargo en el pueblo italiano de Rocca Canterano, ubicado en la provincia de Roma, se festeja cada 11 de noviembre el "Día del cornudo".

Se eligió este día en homenaje a San Martín, obispo de Tours y patrón de todos aquellos a quien su pareja ha engañado en un momento u otro, y cuyo onomástico se celebra esta fecha.

La "Fiesta del Cornudo" se convierte en un largo festival, que dura dos fines de semana, que deben ser fijados en dos domingos próximos al 11 de noviembre, según la información que brinda la Alcaldía de Rocca Canterano en su cuenta de Facebook. 

La celebración es encabezada por "Gran Cornudo", coronado para la ocasión, que es acompañado por un séquito de personas que también portan los cuernos y van contando historias de famosos personajes que sufrieron infidelidades, todo acompañado de música medieval.

,

Día del cornudo, celebración italiana
,

Origen de la expresión cornudo

Según la tradición romana, cuándo a los soldados llegaban después de largas campañas, incluso de años, se les entregaba unos cuernos con monedas de oro. Los rumores decían que además del dinero esto representaba la infidelidad de sus mujeres durante su ausencia, por lo que se empezó a asociar el símbolo con el engaño.

Otras teorías señalan que el origen se encuentra en una vieja tradición de los antiguos nobles ingleses que podían elegir a cualquier mujer, a pesar que esta esté casada o comprometida, para pasar una noche con ella, y mientras esto sucedía se colocaba un par de cuernos en la puerta de la casa, por lo que surgió la expresión: "le pusieron los cuernos".

En España, es popular el relato de Arcpireste de Hita, en su libro
"Libro del Buen Amor", en el que cuenta la historia de un pintor que marcha de viaje por dos años y antes de partir le pinta un cordero a su esposa bajo el ombligo. Ella termina por engañarlo, y el amante le hace una nueva pintura, esta vez la de un carnero.

Al regresar el marido le pregunta a la esposa que cómo es posible que el cordero que dibujó hace dos años, se convirtiese en un cordero, obteniendo la respuesta por parte de la esposa de que era lo normal, pues en tan largo tiempo el cordero crece y se convierte en un estupendo carnero; y de aquí la expresión “poner los cuernos”.

La expresión, popular en casi todo el mundo, tiene incluso explicaciones que la relacionan con la mitología griega y la leyenda del engaño de Pasifae a Minos con el toro blanco de Poseidón.