Escucha esta nota aquí

Está listo para volver a cuidar el arco de Blooming. El arquero de la academia cruceña Rubén Cordano superó un esguince grado 2 en el tobillo derecho y está a las órdenes del técnico Erwin Sánchez para jugar ante Guabirá, mañana (17:15), en el estadio Gilberto Parada de Montero. “Estuve fuera dos semanas, que las sentí muy largas. Pero ya estoy preparado para jugar, si así lo decide el entrenador (Erwin Sánchez)”, dijo Cordano, de 20 años.

El guardameta tiene la confianza del DT ‘Platiní’ y de la hinchada, pues el anterior campeonato terminó siendo el titular de la academia. Una lesión de Hugo Suárez le permitió afianzarse bajo los tres palos y con la salida del ‘Chila’ a Wilstermann era un hecho que Cordano iba a ser el elegido para reemplazarlo.

La primera misión de Cordano es ponerse a punto en lo físico, ya que se perdió casi la mitad de la pretemporada y con el apretado calendario del torneo -se juegan dos fechas por semana- tendrá la exigencia de estar al cien por ciento. La lucha por el arco será directamente con Marco Daniel Vaca, quien hasta ahora fue titular, con actuaciones regulares.

Estar lesionado en el arranque del campeonato fue “complicado” para Cordano, ya que sostiene que los otros tres arqueros de la academia (Vaca, Carlos Giménez y Braulio Uraezaña) tienen un buen nivel y cualquiera de ellos está preparado para jugar desde el vamos en un partido. Sin embargo, el portero aseguró que “al que le toque estar será apoyado a muerte” por los demás.

Cordano explicó que tiene una buena comunicación con los defensores del equipo celeste, algo determinante en los partidos. “Nos llevamos bien. Considero que tenemos un equipo unido y compacto”, dijo.

Barros, con mal de altura

El delantero brasileño Rafael Barros viajó a Potosí, pero no fue tomado en cuenta en la caída ante Nacional (2-0) porque le afectó la altura. El cuerpo médico le realizará algunos exámenes para contrarrestar los efectos negativos en el artillero.