Escucha esta nota aquí

Agotado pero feliz. El administrador de empresas Óscar López (41), el primer paciente que se sometió a un trasplante de médula ósea en el país, se recupera en casa rodeado del calor familiar desde visperas de Navidad, el 22 de diciembre, luego de pasar 30 días internado tras someterse al procedimiento realizado durante la segunda semana de noviembre en la clínica Fides de El Alto. 

López fue diagnosticado con Linfoma no Hodgkin, un tipo de cáncer en la sangre, en enero de 2017, aunque padecía de los síntomas desde noviembre de 2016, a partir de entonces comenzó un vía crucis que lo llevó a recorrer varias clínicas especializadas en La Paz y Santa Cruz sin lograr resultados. A mediados de julio concluyó el ciclo de seis quimioterapias al que se sometió en una clínica de la sede de Gobierno, su cuerpo no respondió al tratamiento y con las defensas reducidas a su mínima expresión su condición se agravó a causa de un simple resfriado que derivó en un cuadro de neumonía, ante el que los especialistas lo dieron por “desahuciado”.  

En ese estado crítico es que algunos colegas le hablan por primera vez del doctor Ariel Amaru, el responsable de la Unidad Oncológica de la Fides, con el que días después su familia entró en contacto. “Tras recibir una explicación del tratamiento, nos informamos por nuestra cuenta que se realizaban operaciones similares en Argentina, Chile y Brasil, aunque a un costo más elevado”, indicó López.

El tratamiento comenzó el seis de noviembre y tras realizar los estudios y acondicionar los ambientes, a mediados de mes se procedió con la cirguía que tuvo un costo de $us 40.000, un monto que cubre además la internación y los medicamentos, que absorben la mayor parte del presupuesto. En países vecinos esta misma cirugía tiene un costo de $us 60.000.  

Innovador tratamiento
El trasplante de células progenitoras hematopoyéticas (TCPH) o trasplante de médula ósea, es una terapia biológica denominada de segunda línea, porque se aplica cuando un primer tratamiento no responde. Se realiza de tres maneras; el alotrasplante, que consiste en extraer las células de un donante (normalmente un hermano); el  trasplante de sangre del cordón umbilical, que se toman del cordón umbilical de un bebé recién nacido después del parto y el ‘autotrasplante’ que es el que se aplicó en el caso del administrador de empresas.   

Este autotrasplante consiste en tomar las células madre sanas del paciente y almacenarlas en un congelador; luego se le aplica a su cuerpo un tratamiento de radioterapia o quimioterapia con dosis altas que acaban con todas las células, globulos o plaquetas, finalmente las células madre almacenadas se colocan de nuevo con lo que se espera que se reproduzcan solo células sanguíneas normales. 

“Es como resetear una computadora, se elimina los virus, se la apaga y cuando se la vuelve a encender funciona de nuevo”, explicó el doctor Amaru, recientemente distinguido entre los Personajes del Año por EL DEBER. 

Para realizar este autotrasplante, explica Amaru, se aplica un medicamento para producir sus células madre y posteriormente se procede a su recolección, en este caso, a través de la aféresis que consiste en conectar al paciente por vía venosa a una máquina separadora de células (glóbulos rojos, glóbulos blancos y plaquetas), mediante un equipo de bolsas y tubos que las selecciona para almacenar; un procedimiento de alta complejidad porque requiere de infraestructura y tecnología que no se había implementado en Bolivia.  

“La parte de la enfermería es importante. Se debe contar con infraestructura acorde a normas europeas (paredes de plástico, piso, sin esquinas, aire filtrado) y ambientes estériles y presurizados”, afirmó Amaru.

Al reducirse a cero la presencia de glóbulos rojos y blancos, que están involucrados en la defensa del cuerpo ante virus externos, hasta un resfriado podría matar al paciente, alerta el oncólogo doctorado en Italia. 

El equipo médico a cargo de esta intervención estuvo compuesto por el PhD Ariel Amaru, el equipo de internistas (Medinacelli y Gutiérrez) y licenciadas en enfermería de la clínica (Huarachi, Guachalla y Espinal); además del equipo de Biología celular y molecular de la facultad de Medicina de la UMSA.  En esta facultad se almacenó además las células madre que posteriormente se aplicaron al paciente. 
Según explicaron, la probabilidad de éxito en el trasplante aplicado a linfomas es de un 80% de éxito, mientras que en una leucemia es de un 50%. 

Navidad en reposo
Óscar López dice que tuvo la suerte y la bendición de haber sido dado de alta en las vísperas de Navidad. En casa vive bajo el permanente cuidado de su esposa y ante la mirada vigilante de su pequeña hija. En los pasillos alrededor de su habitación se camina despacio, sin hacer ruido y cuando ingresan a visitarlo utilizan un barbijo por seguridad. 

“La Navidad es un acontecimiento simbólico porque recibí la visita de mis dos hermanos y mis padres que llegaron a darme su apoyo; no hablemos de la comida especial o de la bebida, porque vivo bajo un estricto régimen alimentício de carne magra y obligatoriamente cocida”, contó.

De la operación destacó que el personal fue íntegramente boliviano y que no se percató de ningún contratiempo, pese a que se trató de la primera vez que se realizó una intervención de este tipo. Recordó el proceso de extracción de las células madre, al que comparó como un proceso de hemodiálisis debido a que le extrajeron sangre de un brazo y le inyectaron al otro casi al mismo tiempo. 

El administrador de empresas no tiene prohibido moverse, pero lo hace poco debido a que se encuentra debilitado tras más de 30 días de internación. Con las defensas todavía bajas debe prevenir cualquier tipo de infección, además de un sangrado. 

López recupera poco a poco su vida, se imagina con el rostro de un hombre cansado por efecto de los químicos, pero está convencido que con los cuidados de su familia en unos meses logrará recuperarse y podrá salir a pasear junto con ellos, como una persona sana de nuevo, por lo que agradece a Dios y a los médicos por este milagro. 

 Lucha contra el cáncer

Linfoma no Hodgkin
Es una afección por la que se forman células malignas (cancerosas) en el sistema linfático (líquido transparente que transporta glóbulos blancos). 

La médula ósea
Es el tejido biológico flexible en el que se encuentran las células madre, que tiene la capacidad de dividirse y especializarse en diversos tipos de células como los glóbulos blancos, rojos y las plaquetas (encargadas de curar o cicatrizar las heridas). 

Trasplantes de médula
Es el procedimiento que tiene por objetivo reemplazar la médula ósea dañada o destruida por células madre infectadas. La primera experiencia fue realizada por el oncólogo estadounidense Donnall Thomas en la década de los 50, su expansión se dio en los 80 y 90. Para el 2000 se estima que se realizaron 30.000 trasplantes en el mundo