Escucha esta nota aquí

Desde el Gobierno destacaron la determinación de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) de mantener el recorte a escala mundial de la producción de petróleo con el objetivo de lograr un aumento de su precio.
Luis Alberto Sánchez, ministro de Hidrocarburos, recordó que el año pasado el país participó en la reunión de Viena (Austria) donde se decidió las restricciones de producción que tuvieron un impacto positivo, primero al estabilizar el precio y segundo al subir el mismo. 
Por ello, Sánchez  remarcó respaldar  la decisión de mantener  el recorte, pues a su criterio es un mecanismo para que el precio (del petróleo) que cotiza en la Bolsa de Valores de Nueva York (WTI) suba, así de esta forma lograr que los proyectos hidrocarburíferos que se desarrollan en Bolivia tengan mayor viabilidad y permitan  incrementar la inversión. 
“Si hacemos que suba el precio del petróleo significará mayores ingresos para Bolivia, porque el precio del gas está indexado al WTI, por lo tanto, habrá más regalías e Impuestos Directo a los       Hidrocarburos (IDH) para todos los departamentos del país” puntualizó Sánchez.
Cabe recordar que el valor internacional del barril de petróleo  cotizó el viernes a  $us 58,36, cuando pare el Presupuesto General del Estado (PGE 2018) el Ejecutivo proyectó un costo del barril a $us 45,5. 

Es una opción
Para Roberto Fabian, el trabajo que está realizando la OPEP es una alternativa más para lograr que el costo internacional del petróleo se estabilice y tienda al aumento.
Fabian subrayó que si  la lógica se cumple, ante una demanda constante, pero frente a una menor oferta el producto o servicio en cuestión suele mejorar sus precios.
Mientras que para Jorge Ramos, analista en hidrocarburos, el Gobierno no debe solo apostar por esta vía, sino que debe seguir trabajando en la industrialización de los hidrocarburos.