Escucha esta nota aquí

Autoridades judiciales allanaron este miércoles el Departamento Central de la Policía Federal de Argentina, tras la denuncia realizada por la jueza Fabiana Palmaghini, por la filtración de fotografías que se encontraban en los celulares del fallecido Alberto Nisman.

Contenido que se suponía estaba en secreto para ser peritado por la justicia argentina, se propagó por la prensa este miércoles. La jueza Palmaghini pidió investigación por el caso. Además formuló una denuncia penal que quedó en manos del juez Diego Slupski con intervención de la fiscal Paula Asaro, según informó Clarín.

Acusan a Nisman de "sinvergüenza"

El jefe de Gabinete argentino, Aníbal Fernández, calificó de "sinvergüenza" al fiscal Alberto Nisman, cuando se cumplen dos meses de su muerte en circunstancias aún sin aclarar tras denunciar a la presidenta del país, y le acusó de "malversación de caudales públicos".

"A Nisman se le daban los fondos para esclarecer el atentado contra la AMIA. Si él lo dedicaba a salir con minas (mujeres) y pagar “ñoquis” (empleados públicos que no trabajan), entonces se mofó durante todo este tiempo de 85 víctimas y más de 300 heridos", dijo Fernández a la prensa antes de entrar a la Casa Rosada.

Para el jefe de Gabinete argentino, Nisman actuó como "un sinvergüenza como pocas veces se han visto en este país".

Nisman se quedaba con la mitad del sueldo de su colaborador

Según el diario Página/12, Nisman se quedaba con la mitad del sueldo mensual de su colaborador Diego Lagomarsino, informático y único imputado en la causa por entregarle el arma que acabó con su vida, y quien compartía una cuenta con el fiscal y varios de sus familiares en Estados Unidos.

El abogado de Lagomarsino sostiene, en un escrito que presentará este miércoles ante la Fiscalía, que el informático cobraba 41.000 pesos (unos 4.850 dólares) mensuales y depositaba 20.000 (unos 2.350 dólares) en una cuenta de Nisman, de acuerdo con la información adelantada por el diario.

"Acá, Lagomarsino dice que de los 40.000 pesos que le daban, 20.000 eran depositados en la cuenta bancaria. Por lo pronto, lo que está haciendo es malversación de caudales públicos y acá también hay cohecho", sostuvo Fernández.

"A uno le cuesta creer que este hombre, estando de vacaciones, iba a ir a la casa del turro (ruin) que le robaba la mitad del sueldo para darle un arma para que se cuidara", añadió el jefe de Gabinete.