Escucha esta nota aquí

El ‘cerco’ de comerciantes en todo el segundo anillo partió en dos la capital cruceña y desató una ola de reclamos y críticas por parte de los vecinos que se vieron perjudicados, pues tuvieron dificultades para llegar a su destino en la media jornada de ayer.

La protesta de los gremiales, que venden en los nuevos mercados minoritas La Ramada y Los Pozos, en el Mutualista, el Plan Tres Mil y Las Orquídeas, se inició a las 9:00 y se extendió hasta el mediodía. Su objetivo fue demandar a las autoridades que permitan la llegada del transporte interprovincial a los nuevos centros de abastecimiento, pero además para exigir que el Comando Departamental de la Policía, de manera conjunta con la Guardia Municipal, realice operativos para desalojar a los vendedores ambulantes que están ocupando los espacios públicos en los antiguos mercados que ya fueron recuperados por la municipalidad.

Las tres horas de cierre de los cruces del segundo anillo generaron caos vehicular, pues los comerciantes se resistían a dar paso a los vehículos, lo que obligó a los conductores a buscar rutas alternas a fin de superar los puntos de bloqueo.

El perjuicio de la medida se sintió más cerca del mediodía, pues a esa hora los estudiantes están por culminar las clases y retornar a sus hogares, al igual que los trabajadores del sector público y privado. Padres desesperados por llegar hasta los colegios tocaban bocinas y lanzaban insultos a los bloqueadores. “Vayan bloquear a otro lado, no perjudiquen así a toda una ciudad”, gritó un conductor en la zona de El Trompillo.

En su desesperación por continuar su viaje, los choferes del servicio público tuvieron que utilizar rutas paralelas para avanzar. Esto ocasionó confusión de los pasajeros, pues muchos tuvieron que bajarse del micro, cruzar caminando el segundo anillo y luego buscar otros medios de transporte que se quedaron encerrados dentro del segundo anillo.

La mayor presencia de comerciantes se registró en inmediaciones del segundo anillo y av. Santos Dumont, así como en la Grigotá y en la Cristo Redentor.

La medida de presión fue coordinada entre los dirigentes gremiales Enrique Gonzalo Aro, de la Asociación 27 de Mayo del mercado Modelo Plan Tres Mil; y Rodolfo Ochoa, secretario ejecutivo de la Federación de Gremialistas Independientes de Los Pozos.

Ambos dirigentes recorrían los diferentes puntos del bloqueo para verificar que sus asociados hagan cumplir la instructiva. Gonzalo Aro fiscalizó desde la rotonda del segundo anillo de la av. Tres Pasos al Frente hasta la av. Santos Dumont, mientras que Ochoa, desde l av. Cristo Redentor hasta la avenida Alemania.

Comerciantes como Lidia Fernández, María Esther Álvarez, del mercado minorista Los Pozos, y Greta Flores, del minorista La Ramada, justificaban el bloqueo al señalar que necesitan que más líneas de micros lleguen a esos centros para que mejoren las ventas. Indicaron que es poca la clientela que llega a los nuevos mercados a pesar de estar funcionando desde hace cuatro meses. Es más, aseguran que los vendedores de frutas y de verduras son los más perjudicados porque sus productos se pudren por falta de compradores.

Por su lado, María Teresa Carrillo, del mercado nuevo del Plan Tres Mil, pide a las autoridades municipales que hagan cumplir las normas que prohíbe el asentamiento de vendedores en las aceras y espacios públicos de la ciudad.

‘Escuadrón de la paz’

Cuando empezó el bloqueo, en la rotonda del Cristo Redentor se observó a un grupo de gremiales, autodenominados ‘escuadrón de la paz’, con el rostro cubierto con capuchas blancas.

“No venimos a confrontar a nadie, este es un bloqueo pacífico”, expresó uno de los encapuchados que portaba cartuchos de pausas, mientras los demás integrantes se sumaban al cierre del tráfico, unos en la av. Cristo Redentor y otros en la av. Monseñor Rivero.

La instructiva que dieron Gonzalo y Ochoa fue clara y cumplida a cabalidad, pues sus bases solo permitieron el paso de las ambulancias que hacían sonar sus sirenas. Se negaron a dar paso a vehículos particulares o motocicletas, incluso se registraron más de dos incidentes contra vecinos que exigían circular por el segundo anillo.

Algunas personas afectadas consultadas por EL DEBER opinaron que la medida no se justificaba, aunque el pedido sea que las autoridades retiren a los ambulantes de las calles y áreas verdes.

“He visto gente del MAS en los bloqueos”, “Se han fijado que hay bloqueadores con la bandera del partido de Percy (SPT, agrupación Santa Cruz para Todos)”, criticaban los vecinos a través de las redes sociales.

Efectivamente, en la avenida Beni y en la zona del Cristo Redentor, se vio a varios bloqueadores portando las banderas de la agrupación del alcalde Percy Fernández.

En los puntos de bloqueo también se vio a personas con discapacidad física desplazarse con dificultades por el lugar; también a vecinos transportándose en motocicletas y en bicicletas.

Sosa justifica el bloqueo

Sobre esta medida, la presidenta del Concejo Municipal, Angélica Sosa, dijo que esta vez no iba a criticar el bloqueo de vías, pues, la protesta es parte de las reglas de la democracia y, en su opinión, esta vez los comerciantes están luchando por que se cumpla el plan de ordenamiento de la ciudad que lleva adelante el gobierno municipal.

Sosa pidió a la ciudadanía tener en cuenta que con la política de traslado de mercados, 28.000 gremiales fueron reubicados a los mercados que construyó la comuna y afirmó que no se permitirá que 905 gremiales que se rehúsan a cumplir las normas afecten a los 28.000 comerciantes que ya están vendiendo en los nuevos centros de abasto.

“Es un bloqueo dentro de la democracia que hay en nuestro país, es una expresión de protesta. Tomemos en cuenta vecino, vecina que hemos logrado trasladar a 28.000 gremiales, el traslado de mercados es un cambio histórico”, dijo la autoridad municipal cuando fue consultada por los medios de prensa sobre el bloqueo de los gremiales.

No obstante, otra fue la opinión de la presidenta del legislativo cuando los comerciantes del Abasto, Los Pozos y de La Ramada marchaban y bloqueaban las vías reclamando falta de consenso sobre las políticas de traslado de mercados.

La respuesta de la Policía

Tras el pedido que hizo la dirigencia gremial para que la Policía departamental intervenga y retire a los ambulantes de los mercados, el comandante de la institución verde olivo, Alfonso Siles, afirmó que están dispuestos a colaborar con la comuna con el ordenamiento de los mercados, pero que para ello las autoridades de la Alcaldía deben solicitarlo por escrito, especificando fecha y hora de los operativos.

EL DEBER intentó comunicarse con el jefe de la Guardia Municipal, Herland Camacho, pero no pudo ser posible. No obstante, a criterio de algunos funcionarios, la Policía debería operar de oficio en este tema.

Nuevas medidas

Concluido el bloqueo de ayer, la dirigencia gremial anunció que en el transcurso de esta semana se reunirán en un ampliado para definir otras medidas de presión en caso de que no haya atención a sus demandas.

Entre esas determinaciones, está un posible bloqueo de 24 horas, esta vez en la zona del cuarto anillo.