Escucha esta nota aquí

La presidenta argentina, Cristina Fernández, anunció este miércoles en Pekín que, gracias a la cooperación con China, se van a poder construir la cuarta y quinta centrales nucleares en el país latinoamericano.

"Una de las claves de la cooperación (con China) es, precisamente, la diversificación de nuestra matriz energética", dijo Fernández.

Sin revelar grandes detalles de los proyectos, Fernández señaló de que estos acuerdos están entre los más relevantes de una lista de 15 que se firmarán esta jornada durante su encuentro con su homólogo chino, Xi Jinping.

Frente a centenares de empresarios chinos y argentinos y junto a su ministro de Economía, Axel Kicilof, Fernández destacó que las centrales nucleares ilustran la "asociación estratégica integral" entre los dos países.

Financiamiento para la represa Néstor Kirchner

Los otros pesos pesados de los acuerdos serán la orden de inicio de las represas hidroeléctricas Néstor Kirchner-Jorge Cepernic, en el sur de Argentina, construidas con financiación china, y acuerdos de cooperación en materia espacial y ferroviaria.

"Se trata de un salto cualitativo hacia obras de infraestructura de muchísima envergadura", enfatizó la presidenta, y añadió que ambos países trabajan para "superar la visión de Argentina como un país proveedor de materias primas con escaso valor agregado, y la que se tenía de China de un país manufacturero".

Las declaraciones de Fernández se producen después de que la semana pasada se firmara con China un memorándum de entendimiento para desarrollar proyectos de petróleo y gas convencional y no convencional en el país sudamericano.

La presidenta concluyó su alocución ensalzando la figura de Xi Jinping, "una persona abierta, receptiva", describió, y a quien dijo haber llamado personalmente para solventar "una traba burocrática" ocurrida durante una operación con China -sin especificar cuál- a instancias del mandatario chino.

"Ante algún proyecto que no marchara, me dijo que no dudara en llamarle", aseguró, mientras consideró que "el celo en las normas a veces se transforma en una distorsión de los negocios".

Fernández, que se enfrenta a una serie crisis en Argentina tras el fallecimiento en circunstancias aún no esclarecidas del fiscal Alberto Nisman, declinó hacer declaraciones a los medios de comunicación presentes en el acto.