Un vehículo de la Institución brasileña Surear llegó a Bolivia para ser exhibido al público y hacer gala de su funcionamiento en base a etanol (alcohol etílico) y Gas Natural Vehicular (GNV).

Presentado en un acto de la Embajada de Brasil, el vehículo es de la marca Ford y fue denominado Ka Hatch 2014/2015.

Este vehículo prototipo llegó a Bolivia como parte de la "Travesía Bioceánica EGNV" que partió de Brasil el pasado 20 de enero.

Tiene previsto recorrer Bolivia, Chile y parte de Perú, con la finalidad de probar la resistencia del motorizado y promover el uso de este tipo de carburantes en Latinoamérica.

Funcionamiento del automóvil

El impulsor del proyecto y conductor del motorizado, Fabrizzio Cedraz Gaspar, explicó que el motor del vehículo fue modificado a tres cilindros de los cuatro que normalmente tiene un auto, lo que reduce el número de piezas y el espacio en el lugar del motor.

"Cuando se nos agota el GNV se utilizar el Etanol, 96 el cual se puede adquirir en cualquier farmacia, aunque su precio es muy elevado y no conviene en comparación a un combustible, pero de todas formas el vehículo puede andar hasta 900 kilómetros en terrenos no muy duros y hasta 700 kilómetros en terrenos duros", afirmó Cedraz.

El motorizado se encuentra equipado en el área de la maletera con tres tanques de GNV que en total pueden almacenar 34 litros de combustible. A ello se suma un tanque externo de 5 litros para el etanol.

Cedraz dijo que planteó el proyecto al Ministerio de Hidrocarburos en Bolivia que, según él, se mostró interesado en este nuevo tipo de tecnología y no se descarta que en el futuro se lance una nueva travesía por varios países con vehículos de transporte masivo, puesto que, en Brasil, abundan los motorizados a gasolina y diesel.

El brasileño, que en próximos días continuará su rumbo a Perú y Chile, espera que en un futuro se pueda estandarizar el tipo de válvulas para la recarga de GNV.

En Latinoamérica habría hasta cuatro modelos de válvulas, lo que dificulta que se pueda cargar combustible en algunos países.

El Etanol y el GNV son considerados como combustibles amigables con el ambiente a comparación de la gasolina o el diesel.