Escucha esta nota aquí

El Secretario de Salud, Óscar Urenda, acudió a la Fiscalía y pidió dar con la identidad de quienes supuestamente cambiaron la historia clínica de Junior Vega, que falleció después de una operación por apendicitis. Urenda dijo que “alterar una historia clínica es alterar un documento oficial que tiene valor jurídico y por lo tanto hay un delito penal”. También dijo que se ha abierto un sumario investigativo y administrativo y se autorizó al director del hospital de niños para que él también haga la denuncia penal ante la Fiscalía, porque “hay un delito muy grave, tenemos el original y unas enfermeras falsificaron la historia para reemplazar a la primaria, han cambiado varias cosas de la historia clínica para mostrar una evolución mórbida del niño”. Urenda ratificó lo que dijeron los médicos del hospital de niños el martes, de que Junior tuvo una muerte súbita y no fue por sepsis.

Por su parte, la doctora Isis Llápiz, que operó al niño, tendrá audiencia cautelar el viernes y se enfrentará a dos imputaciones. Por el caso del niño Junior, por homicidio culposo, y por el caso Sebastián, por lesiones gravísimas.