Escucha esta nota aquí

Nadie se salva de los piratas cibernéticos. En esta ocasión, Kelly Molina sufrió la suplantación de su identidad en Facebook, donde los hackers usaron su información y fotografías para pedir dinero a sus familiares y amigos.

La miss La Paz 2016 se sorprendió al recibir mensajes y llamadas de personas alarmadas. Sus conocidos le enviaron fotos de la conversación que sostuvieron con ella, donde Molina supuestamente les decía que estaba retenida en un aeropuerto de Buenos Aires y que necesitaba dinero para salir de ahí y recuperar su equipaje. 

"Debemos aprender a ser más celosos con la información que compartimos en las redes sociales. Por suerte para mí, esas personas le escribieron a mi primo y él se dio cuenta que no era yo y tranquilizó a mi familia", expresó la modelo.

Luego del Miss Bolivia, Kelly retomó sus estudios universitarios y abrió una tienda de ropa.