Escucha esta nota aquí

16 de abril de 2009, de madrugada, agentes policiales ejecutan a tres extranjeros, hieren a otros dos y de este modo –según informe del Gobierno– evitan un atentado contra la vida del presidente Evo Morales. Todo esto sucedió en el céntrico hotel Las Américas y entonces la gerencia estaba a cargo de Hernán Rossel Descarpontriez que seis años y siete meses después, deberá declarar.

Lo hará en calidad de testigo del Ministerio Público, aunque la defensa de los procesados por el caso Terrorismo, como así se denominó este hecho de sangre, ha pedido que también declare. Quieren que dé detalles de cómo se ejecutó la incursión al hotel.

Con la comparecencia de Rossel se reinicia el proceso por Terrorismo, luego de más de dos semanas de estar suspendido. Cabe recordar que en febrero de 2014, el exgerente de Las Américas negó que el hotel haya tomado conocimiento previo a la ejecución de los tres extranjeros.

La madrugada del 16 de abril de 2009 fueron abatidos Eduardo Rózsa, Árpád Magyarosi y Michael Dwyer. Sobrevivieron Mario Tádic y Elód Tóasó, que en abril de este año, tras lograr su libertad mediante un juicio abreviado, abandonaron Bolivia.