Escucha esta nota aquí

Está entusiasmado en favorecer la inversión pública. Cree que los países en desarrollo le deben mucho a los menos desarrollados y alienta la cooperación internacional.

¿Adónde apunta como nueva autoridad?
Tenemos la responsabilidad de concluir el plan de desarrollo integral en armonía con la Madre Tierra. Es un plan quinquenal que tiene que estar articulado con la Agenda Patriótica 2025. Tiene una proyección de cinco años. Vinculado a este plan está el Sistema de Planificación Integral del Estado Plurinacional, que incluye metodologías, herramientas, instrumentos técnicos, procedimientos para guiar la planificación de nivel nacional y apoyar los niveles subnacionales.

¿Y la inversión pública?
Es otro de los retos importantes, la inversión pública, a través de proyectos y programas establecidos en el nivel central y subnacional. Este año tenemos presu- puestada una inversión de $us 6.179 millones, que es un salto sustancial respecto a la ejecución financiera de 2014, que fue de $us 4.507 millones. Si a esto sumamos la inversión de las empresas con participación del estado, estamos hablando de una inversión presupuestada de $us 7.398 millones.

Es un monto importante

Ha ido creciendo de manera progresiva, acrecentándose de manera importante. En los últimos ocho años, antes de nuestro Gobierno, la inversión estatal era de $us 573 millones. La inversión entre el 2006 y el 2014, supera los $us 19.562 millones.

¿Hay una necesidad de fortalecer la inversión?
Los números muestran que el estado está creciendo mucho en inversión, pero también se fortalece el apoyo al sector privado porque esto dinamiza, por ejemplo, a sectores como la infraestructura y beneficia al pequeño productor. Y se acompaña con medidas de otros ministerios con créditos, seguro agrícola, garantías no convencionales y otros.

¿En qué medida se apoya al sector privado?
El rol del estado también es promover y apoyar la industria. La Agenda Patriótica nos encomienda la industrialización de los alimentos y materias primas. Vamos a sentarnos con los sectores productivos e industriales para ver qué medidas tomamos en términos de apoyo. ¡Y qué oportunidad más adecuada es la que tenemos cuando ahora estamos construyendo el Plan de Desarrollo Integral!

¿Cómo se planificará este año el financiamiento externo?
Va a ser importante la participación de recursos financieros de crédito y de cooperación en la estructura de financiamiento en la inversión pública. Tenemos una excelente relación con el exterior. Esta relación y coordinación con los organismos multilaterales está permitiendo al Estado contar con recursos financieros para la inversión e infraestructura, organismos multi- laterales de distinta índole con los que tenemos créditos, que están invirtiendo, por ejemplo, en carreteras, en el sector productivo, riego, en áreas de salud, educación, etc. Esto está continuando con la cooperación y con los organismos multilaterales, construyendo cartera de créditos. Bolivia goza de un respeto y de una importante reputación para la adquisición de estos créditos. Ese es nuestro respaldo.

¿Cuántos recursos vamos a obtener del exterior?
De los $us 6.179 millones, hay un porcentaje importante, aunque no mayoritario, que viene del exterior. Ya no hay una dependencia financiera de estas fuentes.

¿En los últimos años se vio una reducción de la cooperación internacional. ¿Qué pasó?

Es un fenómeno global que los países en desarrollo hemos observado con preocupación en los organismos internacionales, porque la cooperación es parte de una responsabilidad de los países desarrollados con los países en desarrollo. Tiene que ver con obligaciones y compromisos que ellos contraen, de apoyarnos con una parte de su Producto Interno Bruto y hay áreas en las que los propios países desarrollados nos presionan para que hagamos inversiones rápidas y urgentes, como en energías renovables, por temas del cambio climático.

¿Y qué les exigimos?
Los países en desarrollo hemos sido muy rigurosos en decir que las obligaciones de los países desarrollados son proveer recursos financieros para que podamos hacer inversiones en mitiga- ción y adaptación del cambio climático. Mitigación supone energías renovables y lamentamos que en esta área no exista cooperación. No estamos hablando de créditos, sino de cooperación.

¿Qué se viene entonces?
Creemos que este debate global va a dar un giro. Es decir, un giro contra la disminución de los recursos de cooperación. El gran debate global que va a incidir en esta tendencia a disminuir la cooperación será la nueva Agenda de Desarrollo Global. Se va a aprobar la agenda pos 2015 de las Naciones Unidas y ahí está el paquete de Objetivos de Desarrollo Sostenible que va a dar continuidad a las metas del milenio. Estamos hablando de 17 objetivos de desarrollo sostenible en más de 140 metas. El requerimiento de los países en desarrollo ha sido asumir este paquete de responsabilidades, pero los países desarrollados deben proveer recursos.

¿Cuáles son los compromisos de los desarrollados?
Han prometido que a partir de 2020 desembolsarán $us 100 billones anuales. Esperamos que se hagan efectivos. 2015 es un año de inflexión en las decisiones globales. Hacia fin de año se aprueban el paquete de la agenda pos 2015 y el nuevo instrumento legal, que rigen las obligaciones y responsabilidades del cambio climático, en la Conferencia Mundial de París, en diciembre