El Buró Federal de Investigaciones (FBI) rescató a 149 niños de diferentes redes de prostitución de todo Estados Unidos y detuvo a más de 150 individuos, especialmente proxenetas, que obtenían cuantiosos beneficios al abusar de los menores, según informó este martes el FBI.

El FBI llevó a cabo esta operación, bautizada como "Cross Country" (Cruzar el País) en 135 ciudades y con la ayuda de las fuerzas del orden locales y estatales.

Con el objetivo de desmantelar las redes de prostitución, más de 500 agentes inspeccionaron hoteles, casinos, áreas de descanso de camiones y otros lugares que suelen ser frecuentados por proxenetas, prostitutas y clientes.

Cuando los menores eran encontrados, los especialistas en asistencia de víctimas del FBI los atendían psicológicamente y les daban lo básico para afrontar ese momento de crisis, como alimentos, ropa, vivienda y atención médica.

"La trata de personas es un crimen monstruoso y devastador que roba vidas y degrada nuestra nación", afirmó la fiscal general de EEUU, Loretta Lynch.

Desde la creación en 2003 de la "Iniciativa Nacional de Inocentes Perdidos", el FBI y sus socios estatales han logrado rescatar a 4.800 menores y condenar por delitos de trata de personas a 2.000 proxenetas, de los que 15 recibieron penas de cadena perpetua.