Sostiene que lo que sucede en los Yungas es completamente diferente a lo que pasa en el Chapare. El ministro de Gobierno, Carlos Romero, afirmó este miércoles que no existe mano dura para unos y mano blanda para otros, en relación a la emboscada que sufrió una patrulla de Umopar en el Trópico de Cochabamba.

"Si tomamos en cuenta los datos de erradicación históricos, donde más se erradica es en el Chapare. No hay mano blanda para unos ni mano dura para otros, esa es una interpretación subjetiva", afirmó la autoridad, a tiempo de explicar los hechos registrados el sábado en la comunidad San Rafael del municipio de Villa Tunari.

Enfatizó que "en el Chapare no estamos hablando de un grupo irregular que se hubiera constituido de manera permanente", explicando que el civil fallecido, Manfredo H. R., "no es una persona afiliada a un sindicato" y que la presencia de algunos pobladores es atribuible al intento de "cobertura" a un hecho de narcotráfico.

Conferencia de prensa de Romero:

"Hay una diferencia, en los Yungas hay un grupo constituido que ha intervenido en diferentes hechos ilícitos, ha interferido en el trabajo de la FTC, ahora lo quieren hacer con un bloqueo, hemos instruido que se actúe, pero no es solo esto, en el caso de los Yungas está vinculado a secuestros, torturas, extorsiones, a presiones a sindicatos, alcaldes, personas y familias, pero también este grupo ha actuado para proteger avasallamientos de minas. En los Yungas hay una organización criminal que ha sido funcional a actividades ilícitas", recalcó Romero.

El ministro anticipó que esa cartera de Estado se constituirá en parte denunciante y que se realizará una "investigación rigurosa" para identificar a las personas que interfirieron en la labor de los uniformados. Aseguró que serán drásticos y que buscan sentar un precedente para que no se repita este accionar.

"Estamos ante un caso de posible cobertura a una operación del narcotráfico, entonces nuestra tarea es dar con los autores, dar con las personas que forman parte de esta organización criminal (...) Vamos a ser drásticos, se tiene que desarrollar esta investigación para identificar a las personas y ponerlas a disposición de la justicia. Vamos a sentar un precedente", reiteró.

Relató que "dos de nuestras patrullas estaban haciendo un trabajo de infiltración, de patrullaje, desde el jueves y en la jurisdicción de la comunidad San Rafael había información de un intento de recojo de droga y entonces nuestra patrulla se dirige al sector, en esas circunstancias fueron emboscados por unas 8 a 10 personas, pero había otro grupo que se encontraba bloqueando la salida del camino". 

Detalló que las personas estaban provistas con armamento moderno, que el fallecido ya tenía antecedentes por tráfico de sustancias controladas en 2007, que había un grupo de pobladores en labores de vigilancia y que no existe ninguna denuncia contra dirigentes cocaleros del Chapare.