Escucha esta nota aquí

Los ingenieros civiles Yatsen Maldonado y Marcelo Luna ayer observaron el material que se usó en la construcción del tinglado de una cancha sintética que el sábado se desplomó en la Universidad Autónoma Gabriel René Moreno.

Según los profesionales, una de las observaciones es el tamaño del elemento que sujeta el tinglado y la plancha que lo conectaba con el hormigón estaba corroído, por lo que presumen que tampoco se tomó la precaución de protegerlo.

De igual manera un grupo de estudiantes de la carrera de Contaduría Pública hizo una manifestación sobre esta construcción, pero que no pasó a mayores.

Entre tanto, el responsable de infraestructura de la universidad no quiso referirse a estas observaciones, sino que prefiere aguardar el informe técnico que se levantará sobre esta obra; sin embargo, indicó que también se tendrá que tomar en cuenta que cuando se levantó esta obra a su alrededor no estaban algunas infraestructuras, lo que ahora hace que en ese sector el viento sople con mayor intensidad.

La caída de este techo provocó daños a dos universitarios, que fueron asistidos a través del seguro universitario.