Escucha esta nota aquí

El volante de la selección alemana Mesut Özil confesó que estuvo a punto de dejar el fútbol en su niñez por su pasión por el tenis de mesa. El actual mediocampista del Arsenal pudo incursionar en esa disciplina, pero se hubiera perdido el título de campeón de Brasil 2014, su llegada al Real Madrid (2010-2014) y militar en la Premier League, con su actual equipo.

El germano explicó que en su niñez dejó tres meses las chuteras para practicar más con la raqueta. “También fui bueno en el tenis de mesa, jugué en la escuela cuando tenía 11 o 12 años”, explicó Özil en entrevista con el área de prensa del Arsenal.

TAMBIÉN PUEDES LEER: Sport Boys – San José 

“Estaba en el equipo de la escuela y vencí a todos los jugadores en mi primer torneo”, agregó el alemán que surgió desde el Werder Bremen.

Al final, Özil volvió a reflexionar sobre su futuro y al extrañar las canchas, decidió retomar su preparación como futbolista.

TE PUEDE INTERESAR: Oriente apunta a repetir en el clásico el equipo que le ganó a San José