Escucha esta nota aquí

La Marina militar italiana tomó ayer el control de un carguero con 450 inmigrantes clandestinos, abandonado por la tripulación y sin carburante, que navegaba a la deriva cerca de las costas del sur de Italia.

Seis hombres del cuerpo italiano de guardacostas llegaron al carguero dedicado al transporte de animales en un helicóptero militar, y lograron tomar el control del buque, indicó la Marina militar italiana.

A bordo iban unos 450 migrantes, hombres, mujeres y niños. El buque Ezadeen, de 73 metros de eslora y registrado en Sierra Leona, fue localizado a la deriva el jueves frente a Crotona (sur).

Las autoridades contactaron enseguida el barco, pero nadie contestó hasta que una mujer, una de las migrantes, logró explicar la situación por radiotransmisor, explicó el capitán Filippo Marini, un portavoz de la marina. "Estamos solos, no hay nadie, ayúdenos", imploró esa mujer, según el capitán.

Blue Sky
Dos días atrás, el mismo helicóptero que condujo a los militares al barco realizó una operación idéntica para que la guardia costera tomara el control del Blue Sky, otro carguero abandonado por su tripulación, que tenía a cerca de 800 migrantes a bordo, procedentes de Turquía.
"Se evitó una hecatombe", celebró entonces la Marina