Escucha esta nota aquí

Todos sabemos que fumar es uno de los hábitos que más daño le hace a nuestra salud, pero no es el único. Hay otros que puedes estar realizando de manera cotidiana y que son igual de peligrosos que fumar.

Revisa estos 7 hábitos perjudiciales para la salud, puede que te sorprendas:

1. Consumir alcohol

La bebida más perjudicial para la salud, sobre todo si se la consume en exceso o con frecuencia. Provoca daños al sistema digestivo y al inmunológico y puede ocasionar trastornos mentales.

Incluso si se consume de manera responsable y en dosis bajas, puede provocar hipertensión arterial e interferir con algunos medicamentos.

2. No usar bloqueador

Pensamos que el sol solo daña nuestra piel cuando nos bronceamos pero olvidamos que el resto del año también nos exponemos al sol y que esos rayos pueden causarnos serios daños en la piel y acabar generando un cáncer. La solución es usar protector solar todo el año.

Las camas o duchas solares también representan un peligro para la salud. Un estudio estima que los bronceados de cabina causan casi 420.000 casos de cáncer de piel cada año solo en Estados Unidos.

3. Llevar una vida sedentaria

Está relacionado con la generación de una serie de enfermedades que con el paso del tiempo se agravan. Según muchos científicos, no practicar ninguna actividad deportiva puede causar incluso más daño que fumar.

El sedentarismo favorece la aparición de tumores que pueden ser cancerígenos, así que procura levantarte de la silla o el sofá en cuanto te sea posible.

4. Juntarse con fumadores

Aunque no lo creas, el humo que expulsa el fumador es todavía más perjudicial que el que se inhala, ya que contiene una mayor concentración de sustancias nocivas que podrían provocar problemas respiratorios, cardíacos, otorrinolaringológicos y, en casos más graves, cáncer de pulmón.

Trata de evitar lugares cerrados donde haya fumadores.

5. Dormir poco


Dormir menos de 6 horas diarias provoca la aparición de enfermedades como la hipertensión y la obesidad y el aumento de posibilidades de sufrir un infarto. Por lo que no descansar lo suficiente puede ser un problema importante.

6. Consumir mucho azúcar

No es sólo las cucharillas que le pones al té, sino también el consumo de alimentos dulces (como gaseosas, postres, caramelos, jugos artificiales, etc) están poniendo en serio peligro tu salud. Un solo vaso de refresco contiene el equivalente a 10 cucharaditas de azúcar, lo que podría originarnos problemas de sobrepeso o causar enfermedades como la diabetes. 

7. Exceso de sal

Comer demasiada sal también representa un riesgo. Si una persona supera los 5 gramos diarios que recomienda la Organización Mundial de la Salud (OMS), puede originar problemas de hipertensión, trastornos cardiovasculares y hasta la aparición de tumores.