Gwyneth Paltrow y Kate Middleton son algunas de las famosas que probaron los beneficios de este compuesto. El sitio entremujeres.clarin.com extrajo la información de La Vanguardia y aquí  te la trasmitimos. Enterate de qué se trata la técnica y si es realmente segura.

La Paltrow reveló hace unos días a The New York Times su secreto de belleza mejor guardado: el veneno de abeja (apitoxina). Según la actriz, este tratamiento, que se conoce como la apiterapia, lleva años utilizándose para reducir la inflamación y favorecer la cicatrización de la piel. “Eso sí, es un método bastante doloroso”, reconoció.

También la princesa inglesa Kate Middleton incorporó a su rutina cosméticos con este principio. De hecho, antes de su boda con el príncipe Guillermo utilizó una crema de Deborah Mitchell a base de este veneno que dejó su piel radiante. El efecto fue sorprendente y el producto se agotó rápidamente.

Los sí y los no 
La pregunta obligada antes de pensar en sus efectos es si se trata de una terapia segura. Las respuestas son variadas.

Consultada por el diario La Vanguardia, la médica dermatóloga Cristina García recomendó hablar con “prudencia” sobre el uso del veneno de abejas en belleza. “Todavía se están haciendo muchos estudios pero aún no podemos decir que sea un principio milagroso. También debemos diferenciar su aplicación mediante una crema o a través de picaduras. Este último método es más peligroso, de hecho yo no lo probaría ni lo recomendaría a mis pacientes porque no se sabe cómo reaccionará la piel”, explicó

En cambio, la profesora Karina Reiss, del departamento de dermatología de la Universidad Christian-Albrecht de Alemania, declaró al mismo sitio que "el veneno de abejas es capaz de estimular la producción de colágeno en la piel y de mantener su elasticidad. Por este motivo en los últimos años se han lanzado al mercado diferentes productos con los que se consiguen resultados espectaculares. La apitoxina tiene un efecto similar a las inyecciones de toxina botulínica, mejora la firmeza de la piel y disminuye las arrugas de expresión”, dijo.

No obstante, el principal problema de este líquido es su precio, ya que un gramo está valorado en $us 350. Las abejas mueren cuando pican e inyectan el veneno, pero la extracción del veneno en laboratorios se hace gracias a un cristal con bajo voltaje eléctrico y así liberan el veneno.

Además, Reiss explicó que las cremas que contienen apitoxina pueden ser utilizadas por todo el mundo, aunque es cierto que las personas que suelen tener alergias o la piel muy sensible tienen que hacerse un test para saber que la sustancia no les va a provocar efectos secundarios.