Escucha esta nota aquí

“Amo mi región con todos sus árboles y su naturaleza”

En la casona de Irma y Elvio, desde 1959, funcionó el famoso residencial Bolívar, el cual sedujo a los turistas por su vegetación que daba tranquilidad y por su gran desayuno

Cynthia Foianini Gutiérrez siguió el legado de sus padres, Elvio Foianini Banzer e Irma Gutiérrez Velasco, que en 1959 abrieron el residencial Bolívar en la segunda cuadra de la calle Sucre, el cual, con el tiempo, fue considerado uno de los hostales más hermosos de Santa Cruz de la Sierra, con fama internacional porque apareció en las guías Lonely Planet, TripAdvisor y Foot Print.

Recuerda su niñez cuando iba a clases en caballo desde donde hoy es la clínica Foianini hasta el colegio americano, en Las Palmas, que fue fundado por su progenitor, el cual se destacó durante 50 años en oftalmología del hospital San Juan de Dios, pues luego de estudiar Medicina en Sucre cursó como especialidad en EEUU, gracias a la Fundación Kelloggs.

“Esta calle (Sucre) era arenosa y con muchos pozos donde se atascaban los carretones y luego los jeeps Willys. He visto la gran transformación que tuvo mi ciudad, de tener pocos habitantes a ser la mejor del país, dotada de los mejores servicios”, indicó.

Foianini pidió a las autoridades cuidar el medioambiente. “Lo que más gustaba a mis huéspedes era el bosquecillo, pues amo la naturaleza. En mi propiedad, en San Javier, no se permite talar un solo árbol, pues son refugio de aves y animales silvestres”, acotó.

“Orgulloso de mi tierra natal y de mis dones musicales”

Con la trompeta siguió la dinastía musical que inició su padre, el reconocido Zoilo Saavedra. Es propietario de la banda Buri Camba, que lleva 76 años alegrando a la ciudad

 

Juan Saavedra heredó el gusto musical de su padre, el famoso trompetista Zoilo Saavedra, que animó los carnavales de antaño. Está presto a enseñar a los jóvenes

Siguiendo la huella de su padre Zoilo, Juan Saavedra Suárez (55) es compositor de alrededor de 80 melodías que son muy requeridas en el Carnaval, pues es el propietario y heredero de la banda Buri Camba, que cuenta con nueve músicos. Trompetista desde los 17 años, está orgulloso porque sus cuatro hijos han seguido el camino de la música y han formado su propio conjunto artístico.

Además de su actividad privada, desde hace una década también forma parte de la gran banda musical de la Alcaldía, la cual reúne a 60 músicos y se muestra en las retretas de los jueves.

Asimismo, cada año participa del festival de bandas que se organiza con ocasión de las carnestolendas, habiendo ganado en varias categorías, es decir, en ritmos de taquirari, carnaval y chobena.

Aparte de animar el Carnaval, Juan Saavedra y su banda viajan cada año a festejar la efeméride cruceña en Buenos Aires, habiendo contado con el apoyo del extinto director de EL DEBER Pedro Rivero Mercado.

“A las nuevas generaciones les pido que se sientan orgullosas de su tierra y a los que quieran seguir el camino de la música me pongo a disposición para enseñarles a ejecutar la trompeta, actividad que también he realizado en la banda municipal”, finalizó.