Escucha esta nota aquí

"Mi hijo, Vicente, cumpliendo sus deberes militares", escribió en su cuenta oficial en Facebook el ministro de Defensa de Bolivia, Reymi Ferreira, junto con una imagen que muestra al "choquito", como le dicen sus amigos y familia, vestido de camuflado. 

La publicación surge en medio de un debate que se instaura sobre la necesidad del servicio militar obligatorio en el país, tras el recurso de objeción de conciencia que presentó el joven José Ignacio Orías, para no presentarse a un cuartel.

Conoce más: Un chico reta la Constitución y el servicio militar

La publicación del titular de esa cartera de Estado recibió decenas de comentarios, la mayoría felicitando el ejemplo, aunque algunos cuestionaron que en Bolivia se mantenga la obligatoriedad en la instrucción militar. 

El mismo Ferreira dijo la pasada semana que prefiere esperar el fallo del Tribunal Constitucional Plurinacional (TCP). "No se le dará una libreta de servicio militar solo por (haber ganado) un recurso", manifestó en declaraciones a EL DEBER.

Lee también: "Es un tema que deberá debatirse de forma seria"

En Bolivia, el artículo 149 de la Constitución Política del Estado (CPE) establece que el servicio militar es obligatorio y la Ley Orgánica de las Fuerzas Armadas (LOFA) define ese deber, al que suma la obligatoriedad de acudir ante el llamado gubernamental, en caso de crisis interna o externa.