Escucha esta nota aquí

“¿Primo, de repente no tienes un bolito (de coca) ahí?”, pregunta un joven que va de copiloto en un automóvil, tras la respuesta negativa aparece volando un hombre, del lado de la ventana del muchacho, se trata de “¡Bolomán!”. Estos tres personajes son los protagonistas de un video que en menos de 24 horas ya lleva 117 mil reproducciones, sin contar las páginas que ya copiaron el audiovisual para presentarlo como propio.

El video, que dura apenas 17 segundos, fue grabado la tarde del miércoles en Trinidad y subido por la noche en Facebook. Uno de sus creadores, Edwin Román, accedió a conversar con EL DEBER para contar cómo surgió esta idea.

Edwin y sus amigos hicieron el video casi sin pensarlo. Unas noches antes se habían quedado sin coca mientras disfrutaban de una reunión. “Nadie quería ir a comprar bolo, entonces en broma alguien dijo que se necesitaba un superhéroe que salve el apuro”.

El miércoles, cuando se encontraban de paseo en Puerto Geralda, en Beni, se decidieron a filmar el video. Discutieron el nombre del superhéroe y fabricaron un pequeño guión, el material fue subido más tarde a las redes.

Este es el video:

 

 

“No nos esperábamos esto y no había expectativas de que se haga viral. Nos han mandado comentarios de todo el país e incluso de España y varias páginas de Santa Cruz y La Paz ya han reproducido el video”, nos cuenta Edwin.

Puedes leer: Bolivery, el negocio de la coca machacada a domicilio

‘Bolomán’ es interpretado por Fernando Román Raslan, primo de Edwin, que es el que se animó a hacer del superhéroe. Los acompañaron en la filmación Juan Daniel Román y Flavio Salvatierra.

¿Habrá más aventuras de este particular superhéroe? “La verdad no teníamos pensado filmar más videos, pero debido a que muchas personas nos han escrito que quieren una segunda parte de Bolomán y otras aventuras estamos pensando en grabar otro video más adelante”, nos dice su creador.

Sobre algunos comentarios negativos, Román asegura que él y sus amigos no hacen nada malo cuando están boleando ya que lo hacen cuando están compartiendo entre amigos o estudiando, por lo que no hacen caso a este tipo de opiniones.