Escucha esta nota aquí

13/04/2015
?

Rayando el mediodía arribó al hotel Camino Real el equipo jurídico internacional de la demanda marítima de Bolivia.

El agente y expresidente de Bolivia Eduardo Rodríguez Veltzé se registró junto a Luis Remiro Brotóns, que es presentado como la cabeza de este grupo internacional, integrado también por los españoles Jorge Cardona Llorens y Rosa María Riquelme y el argentino Marcelo Kohen. Lo propio hizo el vocero de la demanda, Carlos Mesa, y la guatemalteca premio nobel de la paz, Rigoberta Menchú, esta última está aquí porque ha estado siguiendo el proceso desde el principio y, según la prensa extranjera, pretende estar presente en La Haya.

Hoy a las 11:00 el presidente Morales presentará oficialmente en el salón Marayaú del mismo hotel al equipo completo, donde se tomará una foto oficial después de una reunión previa a puerta cerrada para que el mandatario y otras autoridades nacionales reciban una explicación técnica de parte de los juristas internacionales sobre las alternativas y los alegatos que debe presentar Bolivia cuando le toque responder a los argumentos chilenos en mayo en la Corte Internacional de La Haya sobre la excepción preliminar de incompetencia de la CIJ.

Según palabras de Rodríguez Veltzé, se trata de una reunión informativa y para que la sociedad en su conjunto pueda conocer al equipo completo. Confirmó que los expertos internacionales solo son cuatro, lo que echa por la borda a nombres importantes que se estuvieron barajando como Philippe Sands (conforma el consejo jurídico de la reina de Inglaterra), Vaughan Lowe (el litigante más brillante del equipo peruano en la demanda contra Chile) y Mathias Forteau (dicta clases de Derecho en la Academia Internacional en La Haya y pupilo de Allain Pallets).

La palabra de Mesa

El vocero internacional de la demanda marítima, Carlos Mesa, se refirió este domingo en su columna del suplemento Séptimo Día de EL DEBER a la postura chilena.

Prácticamente tildó de dramáticos los conceptos que el vecino país pretende implantar en el ámbito internacional cuando dicen que si se llegase a aprobar la demanda se daría un caos internacional porque cualquier país el día de mañana podría cuestionar los límites fronterizos con sus vecinos en el Tribunal de La Haya y eso es la anarquía absoluta en materia de derecho internacional.

Mesa explicó que a falta de razones jurídicas Chile quiere hacer creer que lo que está en juego va más allá de un fallo y quieren confundir con que se puede crear un antecedente de alto riesgo para el orden jurídico internacional