Escucha esta nota aquí

Al menos 55 personas murieron este viernes en tres atentados suicidas contra mezquitas en la capital de Yemen, Saná, controlada por milicianos chiitas hutíes, informaron fuentes de los servicios médicos.

Una bomba estalló en el interior de la mezquita de Badr, en el sur de Saná, seguida de otra en la puerta por la que transitaban los fieles, según testigos de lo ocurrido.

Un tercer suicida se hizo estallar en la mezquita de Al Hashahush, en el norte de la ciudad, informaron personas presentes en el lugar de la explosión. Los milicianos hutíes, hostiles al poder del presidente Abd Rabo Mansur Hadi, rezaban en esas mezquitas.

Un primer balance de 30 muertos fue ofrecido por testigos, pero fuentes médicas aseguraron que decenas de personas habían sido heridas en los ataques y que el número de muertes asciende a 55.

Estos atentados son los más mortíferos desde la explosión de un coche bomba frente a la academia de policía de Saná el 7 de enero que dejó 37 muertos, cuando la capital aún no estaba totalmente controlada por los hutíes.