Escucha esta nota aquí

Lauren Wasser  tenía 24 años y disfrutaba de una exitosa carrera como modelo en Los Ángeles (EEUU) cuando, por consecuencia del uso de un tampón, sufrió un shock tóxico que terminó con una amputación parcial en una de sus piernas.

Con 29 años y después de superar una gran depresión que la mantuvo en silencio durante mucho tiempo, siente que puede hablar de lo que le pasó para concientizar a otras mujeres sobre los riesgos potenciales de usar tampones.

La enfermedad

El Síndrome de Shock Tóxico (SST) está causado por una complicación grave de una infección bacteriana.

Es un síndrome raro que resulta normalmente de las toxinas producidas por la bacteria Staphylococcus aureus o por bacterias del grupo Streptococcus A.

Cuando estas bacterias invaden el flujo sanguíneo sueltan toxinas que actúan como un veneno para nuestro cuerpo: causan una bajada drástica de la presión sanguínea (shock), que genera mareo y confusión. También dañan los tejidos, como la piel y los órganos, y pueden interferir con el funcionamiento vital del cuerpo.

Si no se trata, la combinación del shock y daño a los órganos puede causar la muerte.

El SST ha sido principalmente asociado al uso de tampones súperabsorbentes, aunque puede afectar a cualquier persona, incluidos hombres y niños, que desarrollan una infección bacteriana que se complica.

Según médicos consultados por la BBC, aproximadamente la mitad de los casos de shock tóxico asociados a staphylococcus ocurren en mujeres que tienen la regla.

Aunque es raro, el gran problema del síndrome es que progresa rápidamente hacia una enfermedad grave de consecuencias potencialmente fatales.

Síntomas

El portal Salud 180 publica los siguientes síntomas del SST:

Fiebre alta que aparece de repente

Dolor de garganta y enrojecimiento de los ojos

Dolores musculares

Una especie de salpullido similar a una quemadura de sol

Diarrea

Mareos, desmayos o sensación de desmayarse

Vómitos

Cómo prevenir

El riesgo de SST menstrual relacionado con los tampones está asociado a la absorción: a mayor grado de absorción del tampón, mayor riesgo de contraer la enfermedad.

Esta es la razón por la que tanto los fabricantes como las autoridades de la salud recomiendan siempre utilizar el menor grado de absorción posible de tampón, adecuado a las necesidades del flujo menstrual de cada mujer.

Además, recomiendan cambiar los tampones con frecuencia, cada cuatro horas aproximadamente, y alternar el uso de tampones con el de toallitas sanitarias o compresas.

Según la compañía de productos menstruales Evax&Tampax "todos los tampones que hay en el mercado en la actualidad, incluso los tampones 100% de algodón, están asociados a un bajo riesgo de SST".

"Independientemente del tampón que se utilice, debes saber identificar los signos y síntomas del SST. Si notas estos síntomas durante el uso de un tampón, extráelo y llama a un médico", advierten.