Escucha esta nota aquí

La fiesta de Carnaval se inició ayer en el país con las tradicionales reuniones de los compadres. Este convite tuvo su máximo esplendor en las ciudades de Tarija, Sucre y Cochabamba, donde los hombres renovaron sus lazos de amistad. Mientras, en La Paz continúa la polémica por la intención de la Alcaldía de prohibir a los varones ‘mofarse’ de las mujeres al vestirse de féminas en estas carnestolendas.

Las organizaciones femeninas apoyan la iniciativa edil, que debe ser aprobada por el Concejo Municipal.
Tarija vivió una fiesta tradicional. Los chapacos desataron su entusiasmo precarnavalero con la costumbre de entregar canastas con tortas (pan dulce) adornadas con uvas, duraznos, choclos, pepino, cerveza, vino, flores, pañuelos de papeles multicolores, globos y serpentinas. Los políticos no estuvieron al margen de estos festejos y se concentraron en la plaza Luis de Fuentes (central), a la espera de que grupos de personas se acerquen en medio de la copla, el erque y la rueda tarijeña. Las actividades proselitistas se suspendieron.

Además, en la capital tarijeña se desarrolló un corso en el que participaron grupos que se alistan para la fiesta principal. También estuvo la reina del Carnaval 2015 de Tarija.

Compadres en la capital
En Sucre, la tradicional fiesta de compadres se concentró en el mercado central, donde acudieron, como todos los años, las autoridades municipales, encabezadas por la alcaldesa Norma Rojas, que dejó a un lado los bloqueos de los comerciantes y vecinos en los alrededores de la ciudad para darle rienda suelta a la fiesta.

Las dueñas de la celebración en el mercado central son las vendedoras que agasajan a sus compadres con mixturas, comidas, bebidas, bastante música y la mojazón que no puede faltar.

Otro punto donde se vivió la festividad precarnavalera fue en Cochabamba. Al igual que en la capital del Estado, las vendedoras de mercados agasajaron a sus compadres entregando un plato de comida, cerveza y rodeándolo de serpentina y motivos de la fiesta.

En La Paz, la fiesta del Carnaval tiene dos matices. Por un lado también se inició la celebración con el festejo a compadres, aunque este convite suele centrarse en discotecas. Pero paralelamente se discute la intención de la Alcaldía de prohibir a los varones que se vistan de mujeres, ya que identificaron en estas actitudes acciones que van en contra de la política de igualdad de género.

“Vimos que muchos hombres en esta entrada de Carnaval se visten de mujeres, pero de manera fachosa. Aparecen grotescamente usando debajo de las blusas globos inflados que de alguna manera desvirtúa y denigra a la mujer. Es una forma de violencia contra la mujer”, cuestionó el secretario de Cultura de la Alcaldía paceña, Javier Escalier.

Para evitar estas acciones, en el Concejo Municipal se desa-rrolla un debate para la aprobación de la ordenanza