Escucha esta nota aquí

La capital cruceña despertó con una torrencial lluvia que se extendió hasta el mediodía y afectó más a la zona céntrica que a los alrededores. Los semáforos de seis intersecciones sufrieron desperfectos y el tráfico resultó más caótico en la hora pico.

Según los pronósticos del Servicio Nacional de Meteorología e Hidrología (Senamhi) hoy y mañana se esperan lluvias con tormentas eléctricas. El aguacero de ayer acumuló 40 litros de agua por metro cuadrado, los vientos cambiaron de dirección sur y se mantendrán entre 20 y 40 kilómetros por hora.

La temperatura también descendió, la mínima fue de 19 grados y la máxima de 26, lo que se mantendrá en esta jornada. El descenso de temperatura es producto de una línea de inestabilidad atmosférica, explicó la pronosticadora del Senamhi Cristina Chirinos.

Los semáforos

Desde el Centro de Control de Tráfico, que es una unidad técnica operativa del gobierno municipal, informaron de que en la ciudad existen 245 intersecciones reguladas por semáforos, y en seis de ellas se reportaron desperfectos, lo que activó el protocolo de emergencia.

Las intersecciones afectadas en el primer anillo fueron: Suárez Arana y Trinidad; en el cuarto anillo y Radial 10; DVC zona Albo; segundo anillo y Omar Chávez; y tercer anillo y Paraguá.

Según el secretario de Movilidad Urbana, Rolando Ribera, los semáforos de cuatro intersecciones fueron reparados de inmediato y solo en dos fue necesario desplazar personal. Explicó que la humedad afecta a algunos de los dispositivos electrónicos.

En otros lugares no hubo desperfectos, pero sí congestionamiento, como ocurrió en la zona del Cristo Redentor y sectores aledaños.

Las emergencias

El jefe del Departamento de Emergencias Municipales, Roxney Borda, informó de que en la jornada tuvo que desplazar personal a un parqueo de un supermercado del centro de la ciudad, donde se acumuló bastante agua. También tuvieron que atender un problema con el tendido eléctrico en la zona de La Ramada.

Según Borda, sus unidades están alertas ante cualquier emergencia, pues mientras van bajando las aguas por los canales de drenaje los afectados resultan ser los barrios alejados.