Escucha esta nota aquí

El descubrimiento del teixobactin es hasta ahora la gran promesa para acabar con infecciones resistentes a los antibióticos. Este compuesto es uno de los 25 que se descubrieron gracias a un nuevo sistema para cultivar bacterias (ver recuadro). El teixobactin elimina las infecciones graves en ratones sin generar resistencia en las primeras etapas, lo que ofrece potencial para una nueva forma de tratar a peligrosas superbacterias.

Los investigadores dijeron que el antibiótico, que todavía debe ser probado en humanos, puede ser usado para tratar infecciones causadas por el Staficococcus aureus resistente a la meticilina, además de la turberculosis, que normalmente requiere de una combinación de medicamentos que pueden tener efectos adversos.

Desafío y esperanza
"El hallazgo de este nuevo componente desafía las creencias científicas y ofrece una enorme promesa para el tratamiento de infecciones amenazadoras y resistentes", afirma Kim Lewis, profesor de la Northeastern University en Estados Unidos y cofundador de NovoBiotic Pharmaceuticals, que patentó el teixobactin.

Lewis trabajó con investigadores de la Universidad de Bonn en Alemania y con la británica Selcia Limited, y los resultados de su estudio fueron publicados en la revista Nature.

Su compañera en el estudio, Tanya Schneider, de la Universidad de Bonn, explicó en una teleconferencia que el teixobactin pertenece a una nueva clase de compuestos y que mata a una bacteria causando la destrucción de sus paredes celulares.

Parece trabajar al vincular una serie de blancos por atacar, dijo, lo que podría desacelerar el desarrollo de resistencia.

El problema de las infecciones que desarrollan resistencia a los fármacos -ocurre desde el descubrimiento del primer antibiótico, la penicilina, en 1928 por Alexander Fleming- ha empeorado por la aparición de superbacterias inmunes a varios medicamentos