Escucha esta nota aquí

Miles de migrantes de Honduras, de la caravana que el sábado salió de San Pedro Sula, saltaron ayer el cordón policial presente en Tecún Umán, un punto fronterizo entre México y Guatemala, y cruzaron a territorio mexicano.

Las personas, unas 3.000 y entre las que hay hombres, mujeres y niños, salieron este viernes del parque de Tecún Umán, en el departamento de San Marcos, y se dirigieron a la frontera, donde los esperaba una fuerte presencia militar del lado de Guatemala.

Después de momentos de tensión, por el sofocante calor y el hacinamiento, la multitud sobrepasó el cordón policial y se limitó a cruzar la frontera ante la mirada pasiva de los agentes.

La caravana atraviesa ahora el puente sobre el río Suchiate y se dispersa por territorio mexicano con el objetivo de llegar a Estados Unidos.

Desde el 14 de octubre, un día después de que la caravana saliera de la ciudad hondureña de San Pedro Sula, la Cruz Roja asistió a un total de 768 personas, a las que les brindó traslados, apoyo psicosocial, atención prehospitalaria, distribución de agua y restablecimiento de contacto con sus familiares.

Los hondureños siguen firmes en su deseo de alcanzar el “sueño americano” pese a que el presidente estadounidense, Donald Trump, amenazó con cerrar la frontera sur del país con México si la caravana continúa con su trayecto y también aseguró que cortaría la ayuda a Honduras, El Salvador y Guatemala.

Piden protección

Un grupo de organizaciones sociales salvadoreñas pidió a los países del Triángulo Norte de Centroamérica (Guatemala, Honduras y El Salvador) y México medidas para proteger y garantizar el tránsito de los miles de hondureños que avanzan en dos caravanas hacia Estados Unidos.

“Lo que estamos planteando es buscar alternativas de protección, alternativas humanas, que garanticen la vida de niños y familias completas”, porque “no puede ser que detengamos a una familia con niños y su madre solo porque no tienen documentos”, dijo en una conferencia de prensa el director ejecutivo del Instituto Salvadoreño del Migrante (INSAMI), César Ríos.

El activista también llamó a los Gobiernos de la región a que “prevalezca la seguridad humana y no la seguridad nacional”, y lamentó que las autoridades de El Salvador no permitieran el paso a hondureños sin documentos que acompañaban la caravana que ingresó entre el 17 y 18 de octubre.

“Estamos en un área centroamericana donde hay una debilidad completa de las instituciones del Estado, y la falta de medidas para garantizar empleo, seguridad, salud y participación ciudadana esto es lo que ha tenido como resultado: esta caravana es el rostro de la realidad política que vive la región”, apuntó Ríos.

También llamó a los gobernantes a que valoren la “dignidad” y “soberanía” de sus países ante las amenazas del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, de cancelar las ayudas si no frenan las caravanas de inmigrantes.

“Si quieren ayudar, que ayuden a nuestra nación, tenemos muchos espacios donde puede ayudar Estados Unidos, pero tampoco podemos permitir que nos impongan criterios a cambio de una ayuda”, sostuvo.

LA ONU RECLAMA A MÉXICO Y ESTADOS UNIDOS QUE PROTEJAN LOS DERECHOS DE LOS MIGRANTES EN TRÁNSITO

El relator de la ONU sobre los Derechos Humanos de los Migrantes, Felipe González, llamó ayer a México y Estados Unidos a garantizar que se protejan los derechos de los integrantes de la caravana de inmigrantes hondureños.

González recordó que este tipo de situaciones “no ocurren por casualidad, sino que tienen que ver con situaciones graves que tienen las personas que emprenden una caravana como esta”.

“Yo llamo a los Gobiernos de Estados Unidos y México a considerar seriamente la protección de los derechos humanos de estas personas y no hacer que las consideraciones de seguridad signifiquen aplastar los derechos humanos”, señaló a los periodistas.

El abogado chileno subrayó que los Estados no deben abordar la situación “de forma masiva”, sino que están obligados a “considerar las situaciones individuales de la gente”. “Desde luego, lo que no está permitido por el derecho internacional son las expulsiones colectivas, sin determinar la situación individual de cada persona”, recordó.

El presidente estadounidense, Donald Trump, ha llegado a amenazar con enviar al Ejército para cerrar la frontera sur de su país si México no frena la caravana.