Escucha esta nota aquí

¡A lo Tyson! El defensor del Club 9 de julio de Berabevú, Martín Castas vio la tarjeta roja, perdió la compostura y se desquitó con tres rivales propinándoles manotazos durante el partido por las semifinales de la Copa Federación en San Jorge.

 

El árbitro del encuentro expulsó previamente a su compañero y después se dirigió a Castas donde le mostró la cartulina. Luego de ser amonestado, el defensa le dio un manotazo a un rival que ya estaba en el suelo, luego golpeó a otro que se arrimó a encararlo y, finalmente, le dio un puñetazo a otro que se acercó a él.

En ese momento sulfúrico del central, el juez estuvo en el medio del embollo, y tuvo la valentía de contenerlo para que salga del campo de juego y que agreda a alguien más.