Escucha esta nota aquí

Para el Gobierno, la declaración del canciller de Chile, Heraldo Muñoz, que la anterior semana dijo que a Bolivia lo esperaba “en (la Corte de) La Haya” para resolver el tema marítimo, es una absoluta confesión de parte de que el tema debe ser resuelto en la Corte Internacional de Justicia como lo solicitó Bolivia el 24 de abril del 2013. Por ello, los dichos de la autoridad chilena podrán usarse como un acto jurídico y vinculante en la demanda.

El martes pasado, Muñoz dijo en tono airado, que “todo tiene un límite” respecto a las declaraciones del presidente Evo Morales quien mencionó la posibilidad de declarar persona no grata al cónsul de ese país en Bolivia, Milenko Skoknic, por reunirse con opositores.

El jefe de la diplomacia chilena pidió que el papa Francisco tomara nota de que “nuestro ofrecimiento de diálogo es respondido por una amenaza de expulsión de nuestro cónsul general”, para más adelante acentuar que “no hay nada que decir: nos vemos en La Haya”.

“La declaración de Muñoz de que todo tiene un límite, no corresponde a un presidente o canciller, a la tolerancia y a la buena vecindad que deben primar en las relaciones internacionales.

Sin embargo, saludamos y festejamos que esa situación lo haya llevado a una confesión que tiene un efecto jurídico y un efecto vinculante que deberá tomar nota la Corte de La Haya”, sentenció el procurador del Estado, Héctor Arce.

La boca del pez
Hace cinco días, el Gobierno boliviano se dio cuenta de los dichos del canciller del vecino país. "El pez muere por su propia boca", manifestó el ministro de Gobierno, Carlos Romero y celebró que la autoridad haya admitido la competencia de la Corte Internacional de Justicia (CIJ).

Desde el inicio del proceso en dicha instancia, el gobierno boliviano espera que el proceso, que se encuentra en una etapa de deliberación, espera que los 16 miembros del Tribunal para este caso, emita un fallo final que se dicte en los próximos meses, sobre la jurisdicción del órgano judicial.

El procurador expresó que, para el Gobierno, el panorama de la demanda marítima y el reconocimiento público de la jurisdicción es “absolutamente claro” ya que en el mundo del derecho internacional, hay tres autoridades autorizadas para hablar en nombre del estado y cuyas declaraciones tienen un efecto vinculante: el primer ministro en caso de los regímenes parlamentarios; el presidente, en el caso de los regímenes presidencialistas; y de manera general, los ministros de Relaciones Exteriores.

En el tema legal, Arce sostuvo que las etapas orales y escritas han sido cerradas en La Haya, pero que así como los propios chilenos solicitaron que algunas declaraciones sean tomadas en cuenta por la Corte, esta en sus deliberaciones, ha de tomar en cuenta la declaración de Muñoz, reconociendo la jurisdicción