Escucha esta nota aquí

Los pobladores de Minero tienen ‘entre ceja y ceja’ a la Policía de esa localidad norteña luego de que, en un accidente de tránsito, muriera una joven de 18 años y un muchacho quedara en estado grave. Hay versiones que sostienen que una patrulla policial perseguía a los jóvenes, que iban en una motocicleta y terminaron chocar por contra un promontorio de tierra.

Las voces que aseguran que policías persiguieron, el sábado por la noche, a los jóvenes que iban a bordo de una motocicleta provocaron protestas desde el domingo hasta el lunes, incluso para esta jornada se anunciaban nuevas medidas, pero la Policía de Minero afirmó a EL DEBER que ya esta población se pacificó luego de que los seis uniformados que trabajan allí fueran relevados de sus cargos.

Víctimas del accidente 

Sindy Pasemita (18) fue enterrada el lunes, pero antes de que sus restos llegaran al cementerio fueron llevados hasta la Policía de Minero. Los vecinos indignados, según reporta diario EL NORTE, vociferaban frente al comando policial de este municipio, responsabilizando a esta institución de la muerte de la joven.

Eliodora Corimayo, madre de Daniel Justiniano Corimayo, que conducía la motocicleta, dijo que su hijo continúa en terapia intensiva en una clínica de la ciudad de Montero. Se quejó de los supuestos malos tratos de la Policía. Contó que, pese al estado grave de su vástago, los uniformados querían llevarlo a la celda policial.

Agregó que Daniel, hasta el momento, no ha podido relatar cómo sucedieron los hechos debido a su estado de salud.

Policía niega abusos

El comandante de la Policía de Minero, Douglas Solís, sostuvo que sus agentes no causaron el accidente y que este rumor salió de suposiciones de algunos vecinos. Sin embargo, para evitar conflictos, indicó que los policías que trabajaban en este municipio fueron relevados por otros, esto porque los vecinos también se quejaban de supuestos abusos.