Escucha esta nota aquí

En la prensa, se está empleando la denominación "papeles de Panamá" para aludir al conocido escándalo de filtración de documentos del bufete panameño, pero se observa mucha vacilación a la hora de escribir este nombre: "Los nombres propios de los papeles de Panamá", "Venezuela en los Papeles de Panamá: quién es quién" o "Los "Papeles de Panamá": los principales implicados".

Al no tratarse de una denominación oficial, sino de la manera en que la prensa o la opinión pública emplean para aludir a este caso, la Fundación del Español Urgente, promovida por la Agencia EFE y BBVA, señalan que lo adecuado es escribir el sustantivo común "papeles" con minúscula inicial. No así la voz "Panamá" que, por ser un nombre propio, ha de llevar la inicial en mayúscula.

Además, el sustantivo "papel", en especial su plural "papeles", se viene empleando en español para aludir a ciertos documentos impresos que no llegan a formar un libro o escritos de distinta índole como obligaciones de pago, acreditativos de la situación personal, etc. De modo que, al estar empleándose esta palabra con el sentido recto que le otorga el Diccionario, no es preciso marcarla con ningún tipo de resalte.

No obstante, y pese a no ser en principio necesario, el empleo de comillas es siempre una opción que, en última instancia, depende del redactor: cuando se considere que su uso es adecuado por el propio texto, el destinatario o el medio, se puede recurrir a ellas sin que esto suponga incorrección alguna.

Así, en los ejemplos anteriores, lo adecuado habría sido escribir: "Los nombres propios de los papeles de Panamá", "Venezuela en los papeles de Panamá: quién es quién" o "Los papeles de Panamá: los principales implicados".

Se recuerda, por último, que es preferible emplear la denominación española "papeles de Panamá" a la forma inglesa "Panamá Papers", difundida también como etiqueta en algunas redes sociales.

La Fundéu BBVA (www.fundeu.es), que trabaja asesorada por la Real Academia Española y cuyo principal objetivo es el buen uso del español en los medios de comunicación, cuenta con la colaboración, además, del Instituto Cervantes, la Fundación San Millán, Accenture, Gómez-Acebo & Pombo, CELER Soluciones, Hermes Traducciones, Linguaserve y Abengoa.