Escucha esta nota aquí

Evo Morales retornó este martes (6:00) a Bolivia 'tocado' aún por el duro revés a las aspiraciones bolivianas de lograr un acceso soberano al océano Pacífico. La Corte Internacional de Justicia (CIJ) desestimó uno a uno los argumentos que planteó la defensa nacional y dejó a Chile fortalecido. "La lucha del pueblo boliviano sigue", escribió el mandatario en su cuenta de Twitter.

Morales considera injusta la sentencia pero repara en el hecho de que lo importante en este momento, es que esta instancia jurídica reconoce que existe un tema pendiente entre ambos países.

Bolivia presentó su demanda en 2013 y durante cinco años mantuvo un litigio con la República de Chile que se amparó en la vigencia del Tratado de 1904 que dejaba todo zanjado con su vecino y que no había temas pendientes, un argumento al que la corte le dio validez.

Fueron 12 los jueces que votaron en contra de las aspiraciones bolivianas y solo 3 consideraron la demanda, una situación que para Antonio Remiro Brotóns miembro del equipo de la defensa boliviana ante el Tribunal Internacional de La Hayadeja a la CIJ en las puertas de haber marcado un hito en la jurisprudencia si hubiera fallado conforme al pedido de Bolivia, pero "prefirió recrearse en posiciones positivistas extremas de un formalismo clarísimo que simplemente harán que este fallo vaya a ser escondido rápidamente en el cajón de las sentencias olvidadas".