Escucha esta nota aquí

Desde hace más de seis meses sectores que viven de la extracción de áridos de Santa Cruz y explotan los ríos Piraí, Abapó, Surutú y Yapacaní están en emergencia al considerar que la incursión de los ripieros de Chapare es ilegal y una competencia desleal. Mario Jaldín, de la Federación Departamental de Cooperativas de Transporte, dijo que más de 20.000 personas pueden quedar sin trabajo, por lo que no permitirán el ingreso de estos camiones. Jorge Yimy Angulo, presidente de la Coordinadora de Transporte de Agregados del trópico, dijo que no debe existir discriminación y que entre ambos sectores se debe entablar el diálogo.