Escucha esta nota aquí

Las fuerzas sindicales de Argentina se unen este viernes para realizar la primera gran demostración opositora en rechazo a los ajustes y despidos durante los primeros cuatro meses del gobierno del presidente Mauricio Macri.

La movilización cierra una semana en la que Macri sufrió su primera derrota parlamentaria, luego que el senado aprobara una ley antidespidos que el presidente promete vetar si termina por ser votada en la Cámara de Diputados al considerar que "destruye el trabajo".

Las tres alas de la mayoritaria Confederación General del Trabajo (CGT) y las dos vertientes de la Central de Trabajadores Argentinos (CTA) dejaron atrás las diferencias que los dividieron durante la gestión de Néstor y Cristina Kirchner (2003/2015) para hacer frente a lo que consideran una embestida contra los trabajadores desde que el 10 de diciembre asumió el gobierno de la alianza de centroderecha Cambiemos.

"La movilización del viernes es de protesta por falta de respuesta del gobierno", advirtió Hugo Moyano, uno de los poderosos líderes de la CGT, alineada con el peronismo, y aseguró que "el movimiento obrero está unido".

Los sindicatos industriales, comerciales y estatales, volverán a manifestarse en unidad para conmemorar el 1 de Mayo, Día del Trabajador, como hace años no ocurría en Argentina, frente al Monumento al Trabajo, en el barrio de San Telmo de Buenos Aires.

"Ojalá que sea una marcha en paz, en homenaje por el Día del Trabajador, y esperemos que sea en esos términos. Otra cosa sería un poco difícil de justificar, a poco más de cuatro meses de la gestión que, como todos saben, arranca con una herencia pesadísima", dijo a radio Mitre el ministro del Interior, Rogelio Frigerio.

Sin convocar a un paro, durante la tarde del viernes algunos sectores impulsarán el cese de tareas para asistir al acto.

Las cinco centrales obreras se unieron para denunciar "una ola de despidos" tanto en el sector público como en el privado, y reclaman una ley que prohíba las cesantías, medidas para paliar la inflación que analistas proyectan del 36% en el año y la reducción del impuesto a los salarios medios y altos.

Médicos, maestros, bancarios, portuarios, estatales, universitarios y un sinnúmero de sindicatos ya han hecho huelgas y protestas en los últimos meses.