Nueva York, también conocida como la ciudad que nunca duerme, ha quedado paralizada desde la noche de este lunes por una tormenta de nieve que se extiende al nordeste del país y que ha forzado a la gente a no salir de casa hasta que pase el temporal.

El tráfico quedó interrumpido en la ciudad, por disposición del alcalde, Bill de Blasio, y sólo se permite la circulación de vehículos de emergencia. También quedó suspendido el metro de Nueva York, que normalmente funciona 24 horas al día y transporta diariamente a unos seis millones de pasajeros.

Desde hoy, y hasta nuevo aviso, las clases han sido suspendidas en la ciudad de Nueva York y en otras zonas de la región más afectada por el temporal.

Esperaban entre 5 y 7 centímetros de nieve por hora

En sus últimas declaraciones públicas, anoche, el alcalde de Nueva York destacó que en el momento más intenso del temporal se esperaban entre 5 y 7 centímetros de nieve por hora. El pronóstico es que la nieve que caiga en esta tormenta llegue a estar por encima del medio metro.

"Va a ser muy, pero que muy difícil caminar afuera", afirmó De Blasio anoche. "No quiero que nadie que no lo necesite absolutamente salga afuera", insistió el alcalde de Nueva York.
,

En la imagen se ve a una personas que juegan en la nieve a lo largo de una avenida durante una tormenta en Nueva York
En la imagen se ve a una personas que juegan en la nieve a lo largo de una avenida durante una tormenta en Nueva York
La gente camina a través de espesa nieve que cae en Times Square en Nueva York
La gente camina a través de espesa nieve que cae en Times Square en Nueva York
Unas mujeres turistas utilizan sus teléfonos inteligentes para capturar una tormenta de nieve en Times Square, Nueva York
Unas mujeres turistas utilizan sus teléfonos inteligentes para capturar una tormenta de nieve en Times Square, Nueva York
Trabajadores limpian las aceras durante una tormenta de nieve en Times Square
Trabajadores limpian las aceras durante una tormenta de nieve en Times Square
Un hombre cruza una avenida cubierta por nieves y sin coches en el centro de Manhattan en la ciudad de Nueva York
Un hombre cruza una avenida cubierta por nieves y sin coches en el centro de Manhattan en la ciudad de Nueva York
La tormenta de nieve ha cambiado radicalmente el hábito de la población de Nueva York
La tormenta de nieve ha cambiado radicalmente el hábito de la población de Nueva York
Un empleado de un restaurante local quita la nieve de su coche para  regresar a casa
Un empleado de un restaurante local quita la nieve de su coche para regresar a casa
Un tren de ferrocarril de Long Island se ve estacionado en la estación de Port Washington
Un tren de ferrocarril de Long Island se ve estacionado en la estación de Port Washington
,

6.700 vuelos fueron cancelados

Ya desde el lunes comenzaron a cancelarse los vuelos de toda la región, incluyendo los del aeropuerto más importante de la zona, el JFK de Nueva York, y el de Newark, en el estado vecino de Nueva Jersey.
Informes de medios locales indican que entre el lunes y el martes se habrán cancelado cerca de 6.700 vuelos que debían llegar o despegar de las terminales áreas del nordeste de Estados Unidos el lunes o el martes.

La paralización de muchas actividades de la ciudad ha afectado hasta la sede de Naciones Unidas, que suspendió reuniones y actos que estaban programados desde la tarde del lunes, incluyendo uno para recordar el holocausto judío que estaba programado para hoy.

La tormenta afectó a Wall Street


Pero no está previsto que, dentro de unas horas, se vean afectadas las operaciones de Wall Street, que funcionará como de costumbre.
La última vez que el mercado bursátil de Nueva York dejó de operar por un temporal de nieve fue en 1969, por una nevada menor que la actual, pero con un desarrollo tecnológico que estaba a años luz del presente.

Los problemas que está generando la tormenta a los habitantes de Nueva York también se toman con buen humor, sobre todo con el anuncio del alcalde de que hasta la entrega de comida a domicilio en bicicleta está prohibida desde anoche y hasta nueva orden.