Escucha esta nota aquí

La Mississippi es una verdadera institución del blues en este lado del mundo. Con 27 años de carrera, 14 discos a cuestas y un show demoledor, su prestigio es indiscutible. El conductor de esta poderosa maquinaria es Ricardo Tapia, un argentino lúcido, amante del mate y autor de canciones clásicas en el género como, Café Madrid, Boogie de la ruta 2, Un trago para ver mejor, San Cayetano y Fierro.

Sociales&Escenas conversó con el músico antes de su presentación de esta noche, en Clapton Club, y nos adelantó que harán un repaso por su material discográfico. “Volver a Santa Cruz, y esta vez para tocar, es un gusto que estábamos esperando”, dijo.

Anécdota
Y es que Tapia tiene presente la visita que hizo La Mississippi en 2003 a nuestra capital, cuando llegaron para actuar en un festival, pero que por una descoordinación de la producción su presentación quedó suspendida. De aquella oportunidad, el artista recuerda haber visto una ciudad “muy linda”. “Me gustaron mucho sus calles angostas y sus techos. Salí a comprar algunos discos y conocí a algunos músicos. Fue una lástima no poder tocar, pero prometimos volver y ahora estamos cumpliendo”.

Tapia sostuvo que la relación entre Bolivia y su banda es de vieja data. “En nuestra página de Facebook tenemos a mucha gente de Bolivia. Sabemos que nos conocen mucho allá, que hay bandas que tocan nuestros temas y que se escucha nuestra música. Creemos que vamos a ser recibidos con cariño”.

Sobre el espectáculo que montarán esta noche en el emblemático boliche de la calle Ballivián, el guitarrista anticipó que será íntimo. “Hacemos pocos show en lugares pequeños y lo que hacemos cuando tocamos en escenarios como el de Clapton es un show muy parecido al café concert. Va a ser una presentación muy divertida”, aseguró.

Sonido
El músico reconoció que su banda ha mutado, de nacer como una gran agrupación de muchos instrumentos se redujo a un quinteto eléctrico, dejaron atrás ‘los vientos’ y se acercaron a la formación de un conjunto clásico de blues.

Búfalo, su último disco de estudio, tiene un sonido de rock blues básico que fue intencional, pues quisieron volver a las raíces del género y su más reciente producción, titulada Inoxidables, es un tributo a los grandes éxitos del rock argentino. La placa contiene piezas emblemáticas de los años 60, 70 y 80 que tienen la firma de Luis Alberto Spinetta, Sumo, Manal, León Gieco y Pappo Blues. “Son canciones muy afines a nosotros. El rock argentino es muy afín al blues. En los 70 y 80 hubo un periodo prepop en el rock argentino que tuvo mucha afinidad con la música negra”.

Según Tapia, la clave de La Mississippi son las historias de sus canciones. “Tenemos un 50% de efectividad en las historias que contamos y el otros 50% en la manera cómo lo hacemos. Tenemos mucha versatilidad musical, no sonamos siempre igual, sino que en cada disco variamos. La Mississippi es una banda de música negra, no solo de blues, somos muy amplios. Hacemos sonidos latinos, soul, jazz, funk y rock”.

Sin duda, la velada de hoy quedará escrita en la historia como memorable